Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Los pimientos con D.O. Lodosa gustan más pero su precio es mucho mayor

/imgs/20070201/img.analisis1.01.jpg Los pimientos del Piquillo constituyen una variedad singular y única, propia de los regadíos del Valle del Ebro. En Navarra disfrutan de la Denominación de Origen (D.O.) Piquillo de Lodosa, con especificaciones de calidad más exigentes. El pimiento piquillo destaca por el color rojo intenso de su carne, su pequeño tamaño, su textura carnosa y fina, y su sabor dulzón y a la vez ligeramente picante. Los pimientos, tras ser debidamente seleccionados, se introducen en una tolva con agua para limpiarlos de impurezas. A continuación, se transportan al horno donde se asan con llama directa a temperaturas que superan los 700ºC. Seguidamente, se pelan y se les elimina el corazón y las semillas.

Los pimientos son ricos en antioxidantes: Vitamina C y carotenos

En los de D.O. Lodosa no se permite que en estas operaciones los pimientos se mojen con agua o se utilicen soluciones químicas. El envasado atiende a tres categorías comerciales -Extra, Primera o Segunda-, que vienen dadas por el color de los pimientos -rojo intenso para la categoría Extra- y la proporción de superficie con piel quemada o deteriorada, que puede ser de hasta un centímetro cuadrado de piel quemada cada cien gramos de pimiento para la categoría Extra.

Los piquillos con D.O. Lodosa no admiten adiciones distintas de sal, azúcar y reguladores de la acidez. En los no amparados por esta D.O. se permite la adición de agua.

El análisis

/imgs/20070201/img.analisis1.03.jpg Se han analizado y sometido a cata ocho muestras de conserva de pimientos Piquillo Extra, tres de ellas D.O. Lodosa. Sólo dos (Carasusan y Señorío de Sarriá) respetaban la normativa de etiquetado: en cuatro no se indicaba el número de registro sanitario, en una no se ubicaba en el mismo campo visual toda la información y en otra, peso neto y peso escurrido eran menores en un 25% a los declarados. En este último caso, la irregularidad se debía presumiblemente a un error, ya que la capacidad del envase era muy inferior a los 320 gramos declarados. En calidad, la única irregularidad fue que los pimientos Señorío de Sarriá mostraron una proporción de piel quemada ligeramente superior a la permitida para su calidad, Extra.

Por otro lado, los pimientos más grandes fueron los de J. Vela, Carretilla y Señorío de Sarria (en torno a 25 gramos cada unidad) y los más pequeños (cerca de 18 gramos), los de Carasusan y El Navarrico. Por último, Carasusan (1,3% de sal) y Carretilla (1%) fueron los más salados, pero tampoco lo son mucho, ya que se considera que la cantidad de sal en un alimento es excesiva cuando representa más del 1,8%. Los únicos pimientos a los que no se les añade sal son los de J. Vela (tenían menos del 0,1% de sal).

Los D.O. Lodosa, mejores en la cata

Los pimientos son saludables: mucho sabor, casi nada de grasa y sal, y muy pocas calorías

Los pimientos del piquillo con D.O. Lodosa son más sabrosos, ya que satisfacen mejor las expectativas organolépticas de los consumidores: las tres muestras con D.O. Lodosa superaron a las otras seis en todos los atributos estudiados por los catadores: color, olor, sabor, sensación al masticar y sabor residual. A pesar de ello, la mejor relación calidad-precio ha correspondido a los pimientos piquillo Carasusan, que ofrecen buena calidad a un precio muy competitivo (eran los más baratos). Los que tienen D.O. Lodosa son caros: salen entre 14,63 euros y 16 euros el kilo sólo de pimientos, cuando los que no lo son cuestan entre 6,38 y 11,34 euros el kilo. Entre los D.O. Lodosa, la mejor relación calidad-precio son los pimientos Pedro Luis, que salen a 14,63 euros.

Pimientos y nutrición

En un pimiento el agua representa el 94% del producto, los hidratos de carbono no llegan al 4% y las proteínas rozan el 1%, mientras que el contenido en grasa es irrelevante. Esta composición explica que apenas aporte 20 calorías cada cien gramos. Los carotenos y la vitamina C, abundantes en los pimientos, convierten a estos en alimentos ricos en antioxidantes, aliados de la prevención de enfermedades degenerativas.

/imgs/20070201/img.analisis1.04.jpg Los pimientos de piquillo son ligeramente picantes; irritan la mucosa digestiva segregando jugo gástrico (ácido), lo que puede asociarse con una mejora de la digestión pero también convertirse en un problema para personas con estómago delicado, gastritis o úlcera. Además, la digestión de los pimientos es difícil, sobre todo cuando se consumen fritos, debido a la gran cantidad de aceite que absorben.

Con estas pequeñas excepciones, el consumo regular de pimientos es muy recomendable, y particularmente adecuado en situaciones de exceso de peso (son sabrosos y poco calóricos) y de cálculos renales y retención de líquidos, ya que por su alto contenido en potasio y la escasez de sodio son diuréticos. Por otra parte, su intenso sabor hace que puedan degustarse sin necesidad de añadirles sal, lo que puede ser aprovechado por quienes sufren hipertensión o de patologías renales o cardiovasculares que requieren de dietas bajas en sodio.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones