Los “frescos” saben mejor, pero son mucho más caros