Para acertar, hay que comparar bien