No todos los caros son muy buenos