Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Transporte público, grandes diferencias entre las ciudades : En Vitoria, los buses más baratos

El transporte público de una ciudad habla mucho del nivel de calidad de vida que cada urbe ofrece a sus vecinos y visitantes. Y también dice bastante del compromiso que asumen las autoridades municipales con la mejora de la habitabilidad de su ciudad.

El billete para un viaje, también más barato en Vitoria.

En Vitoria, el precio del billete para un único viaje en bus es de 90 pesetas, nuevamente el más barato. En Pamplona es también económico, 95 pesetas. En Alicante y Santander, se eleva hasta los veinte duros. San Sebastián y Valencia, con 110 pesetas, se sitúan en una posición intermedia. En Málaga y Bilbao, se viaja en bus por 115 y 120 pesetas por viaje, respectivamente, mientras que hacerlo en Madrid (130 pesetas) y en Barcelona (145 pesetas) resulta ya más oneroso.

En cuanto al bono-bus, que da derecho a 10 viajes, las ciudades aplican, en general (hay excepciones) la misma política de precios que a los unitarios. Así, el bono más barato es otra vez el de Vitoria (450 pesetas), y el ahorro (el 50%) respecto del billete ordinario es también mayor de las ciudades comparadas. En Pamplona supone 580 pesetas, con un ahorro del 39%. En Santander, alcanza las 600 pesetas y cada viaje sale un 40% más barato. Los usuarios de San Sebastián pagan 30 pesetas más que los de la capital cántabra. En Madrid, el bono-bus cuesta 680 pesetas, lo que supone una gran economía, del 48%, respecto del uso de billetes ocasionales. En Valencia y Bilbao se paga por el bono-bus 690 y 700 pesetas respectivamente, menos que en Barcelona (795 pesetas), aunque el ahorro en la Ciudad Condal, el 45%, es muy interesante. Por su parte, Alicante (750 pesetas por el bono de 10 viajes) y Málaga (725 pesetas) son, tras Barcelona, las capitales con el bono-bus más caro. En Alicante, el bono de 10 usos supone tan sólo un ahorro del 25%.

Metro: en cuatro de las diez ciudades

La mayoría de las capitales de nuestro país carecen de servicio de metro. De las 10 comparadas, tan sólo Barcelona, Madrid, Bilbao y Valencia cuentan con él. Los billetes ocasionales más económicos se encontraron en Valencia (125 pesetas) y Madrid (130 pesetas). En Bilbao alcanza las 135 pesetas, pero es más gravoso el metro de Barcelona, que cobra 145 pesetas por viaje. El bono de 10 trayectos cuesta en Madrid 680 pesetas, con un ahorro muy importante; en Valencia sale a 700 pesetas y en Barcelona 795 pesetas, mientras que en Bilbao, con el metro de más reciente implantación en nuestro país, la tarifa se eleva hasta las 825 pesetas. Pero este medio de transporte también ofrece bonos mensuales, que permiten un número ilimitado de viajes y resultan muy convenientes para los usuarios que utilizan el metro con más frecuencia. La tarifa más reducida es, con diferencia, la de Bilbao, con sus 3.575 pesetas.

En Madrid y Valencia el precio de este bono mensual es de 4.450 y 4.400 pesetas, respectivamente.Y en Barcelona la posibilidad de ahorro que se ofrece a los usuarios habituales del metro es muy modesta: el billete mensual cuesta 5.450 pesetas, un 52% más que en Bilbao.

Salvo en Barcelona, las ciudades con este servicio ofertan tarifas especiales de metro para los jóvenes. Los más afortunados, en este caso, son los jóvenes bilbaínos: los menores de 26 años disponen de un Ticket Joven anual para el metro de Bilbao, que cuesta 22.800 pesetas. Este abono, personalizado y para una zona concreta (hay tres), permite un número ilimitado de viajes. Los madrileños menores de 21 años pueden adquirir un abono mensual (Tarifa Joven) por 3.085 pesetas sin limitación de viajes (también válido para el autobús urbano). En Valencia, por su parte, se oferta la T-30 Jóven a 3.300 pesetas al mes. En ambos casos, esta tarifa especial para jóvenes sale, al cabo del año, más cara que la del metro de Bilbao para los jóvenes grandes usuarios de este transporte público.

Taxis, comparadas las tarifas mínimas

Para comparar el precio de los taxis, CONSUMER ha estudiado fundamentalmente la tarifa mínima que habrán de abonar los usuarios por montarse en un taxi, independientemente de la longitud del trayecto a realizar o del tiempo invertido en el desplazamiento. En todas las ciudades (salvo en Madrid, cuyos taxis no tienen tarifa mínima, sino sólo “bajada de bandera”, a 175 pesetas, más 85 pesetas por kilómetro recorrido) con el pago de la tarifa mínima es posible recorrer una distancia aproximada de 2.200 metros o permanecer en el taxi unos 6 minutos aunque no se haya cubierto el citado trayecto, lo que sucede a menudo debido a los frecuentes atascos de tráfico que sufren nuestras ciudades, especialmente las grandes. En laborables y horario diurno, Barcelona es la ciudad con la tarifa mínima de taxi más asequible, sólo 300 pesetas. Sin embargo, es donde más se cobra por kilómetro recorrido: 103 pesetas. En Santander y Málaga, se abonan 340 pesetas (y 89 pesetas por kilómetro) y 392 pesetas (80 pesetas por kilómetro ), respectivamente. En una posición intermedia se sitúan los taxis de Alicante (93 pesetas por kilómetro ), y Valencia (97 pesetas por kilómetro),con una tarifa mínima de 400 pesetas.

Cinco duros más supone el mínimo en Bilbao y San Sebastián, mientras que el kilómetro supone 80 y 77 pesetas, respectivamente. En Pamplona los taxis exigen, como mínimo, 430 pesetas (y a 84,5 pesetas el kilómetro), mientras que en Vitoria la tarifa mínima alcanza las 450 pesetas, y el resto del trayecto sale a 84 pesetas por kilómetro recorrido.

En festivos y horario nocturno, Barcelona también es la ciudad con la tarifa mínima menos onerosa, 300 pesetas, pero es también la segunda que más cobra por kilómetro, 125 pesetas. En Valencia y Alicante se abona en festivos y de noche 400 pesetas y 105 pesetas por kilómetro. En una posición media se sitúa Santander con 435 pesetas y 116 pesetas por kilómetro, mientras que en Bilbao y San Sebastián supone 525 pesetas (110 y 121 pesetas por kilómetro recorrido, respectivamente). En Vitoria, vuelve a destacar la carestía de los taxis, con 550 pesetas de tarifa mínima y 121 pesetas por kilómetro, mientras que en Pamplona la tarifa mínima llega a 645 pesetas y el kilómetro a 127 pesetas. Por tanto se constata que, si bien respecto de lo que representa desplazarse en bus o metro, sale caro tomar el taxi hay grandes diferencias entre hacerlo en una ciudad u otra. En las ciudades pequeñas, según aseguran los taxistas que operan en ellas, los recorridos son menores y el atasco es a su vez menos denso y frecuente. Así, los desplazamientos serían más rápidos y económicos.

Esta podría ser la razón por la que en las urbes no grandes las tarifas mínimas tienden a ser caras, como modo de asegurar al taxista un ingreso mínimo por viajero. Establecer un supuesto teórico de uso que refleje verazmente la política de precios de los taxis en cada ciudad resulta casi imposible, porque no se puede comparar en función de lo que costaría cubrir una determinada distancia en el taxi, ya que el tiempo que emplearían en hacerlo los taxis de las diversas ciudades, o en los atascos de tráfico, sería muy distinto.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones