Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizadas 133 piscinas cubiertas de 18 ciudades de nuestro país: Su número es insuficiente y la información al usuario, muy mejorable

Su nivel general es bueno, aunque en una de cada cuatro piscinas no se indica al bañista el estado y la calidad del agua

  Uno de cada dos españoles asegura hacer deporte tres o más veces por semana y la mitad de quienes lo practican utilizan instalaciones deportivas de titularidad pública, según datos publicados en 2005 por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que revelan que la natación, en su aspecto recreativo y no competitivo, es el deporte más practicado en nuestro país (casi una de cada tres personas que hace deporte asegura nadar habitualmente). En esta disciplina, con un número de adeptos creciente, la existencia de unas instalaciones adecuadas en número y calidad es un factor clave.

En Vitoria hay una piscina por cada 28.000 habitantes. En Madrid una por cada 75.500

Por esta razón, CONSUMER EROSKI ha querido analizar las piscinas cubiertas de nuestro país, todas ellas de uso público, ya sean de titularidad pública (por lo general, municipal) o privada. Se ha comparado el equipamiento de 133 piscinas cubiertas de 18 ciudades (A Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Burgos, Córdoba, Granada, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza). Además, se han analizado, a través de una inspección in situ de técnicos de esta revista, la información y los servicios ofrecidos a los usuarios, el estado de conservación y limpieza de las instalaciones y de las propias piscinas, la accesibilidad para discapacitados y la seguridad de los equipamientos, así como la vigilancia de las instalaciones.

  El análisis muestra que, en líneas generales, el estado de las piscinas cubiertas en nuestros país es bueno, pero su número es más bien escaso. A pesar de que la natación es el deporte no competitivo más practicado en España, el número de instalaciones para practicarlo resulta insuficiente, puesto que, a tenor de los datos recogidos, sólo hay una piscina cubierta pública por cada 59.000 habitantes. A la escasez de infraestructuras se suma la carencia de información al usuario de estas instalaciones en apartados tan fundamentales como la calidad del agua, así como la multiplicidad y variedad de normativas que regulan su uso y funcionamiento (una diferente por cada ciudad analizada). Pese a todo, el estudio ha permitido confirmar que la calidad de las piscinas es, en general, satisfactoria. De hecho, en dos de cada tres la valoración final es de "muy bien" o "excelente", calificación especialmente extendida en los apartados de limpieza y seguridad. Además, sobresale la amplitud de los horarios de servicio de estas instalaciones, cuya media diaria es de 14 horas.

Instalaciones insuficientes

La dotación de piscinas cubiertas para practicar la natación en los meses más fríos no es suficiente: hay una instalación, de media, con piscina cubierta de titularidad pública por cada casi 59.000 habitantes (tomando en cuenta las piscinas de adultos y no las de "chapoteo" o niños), aunque las cifras revelan claras diferencias entre unas ciudades y otras: destaca la buena dotación de Vitoria (dispone de una piscina de acceso público por cada menos de 28.000 habitantes), A Coruña, Oviedo y San Sebastián (cuentan con una piscina de acceso público por cada menos de 37.000 vecinos). En el otro lado de la balanza se sitúan Málaga (tiene sólo una piscina por cada 137.000 habitantes), Zaragoza (sólo dispone de seis piscinas cubiertas de titularidad pública para sus más de 600.000 habitantes) y Madrid (la media son más de 75.500 personas por piscina). En Pamplona y Barcelona hay una piscina por cada 65.000 habitantes, aunque en la capital navarra, según afirma el Consistorio, lo que prima son las asociaciones deportivas privadas (hay un total de 15 en la ciudad que cuentan con piscina y son socios de ellas el 41% de la población).

Pese a su limitado número, el balance general de la calidad de estas instalaciones es positivo, aunque hay grandes diferencias entre unas ciudades y otras. De hecho, casi dos de cada tres de las piscinas estudiadas son "muy buenas" o "excelentes". Sin embargo, el margen de mejora es apreciable, porque un 7% de las 133 piscinas suspende y un 8% no pasa de un aprobado raspado. El apartado con peor nota global fue la información facilitada a los usuarios y la diversidad de servicios ofrecidos, prestaciones en las que suspenden el 20% de las piscinas. Estas deficiencias se materializan en que en una de cada cuatro no se informa a los usuarios sobre el estado y la calidad del agua o que en tres de cada cuatro ni siquiera se informa sobre el aforo máximo del vaso.

Por el contrario, la limpieza y conservación de la gran mayoría de las piscinas cubiertas visitadas ha sido uno de los aspectos más destacables (en esta categoría sólo suspendió un 4%). Un exiguo 2% de los vestuarios estaba en malas condiciones de limpieza e higiene. Sin embargo, el 8% de los vestuarios y el 10% de los aseos ni siquiera tenían papeleras o recipientes para depositar residuos y desperdicios. Además, un 14,3% de los aseos carecían de jabón (el 57% de los de Oviedo, el 43% de los de Bilbao y el 37% de los de Sevilla) y hasta un 16% de los vestuarios no tenían perchas para colgar la ropa (carencia observada en siete de cada diez vestuarios de las piscinas de Alicante y en el 30% de los de Valladolid). Cuatro de cada diez aseos carecen de secador de pelo, en un 15% no había escobilla de váter y tan sólo un 42% disponía de un cambiador para bebés.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto