Los parques infantiles entretienen a los hijos y “liberan” a los padres