Los caros, más densos pero no más sabrosos