Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Energía dulce sin exceso de calorías

/imgs/20061001/img.analisis1.01.jpgEl sabor dulce se mantiene como el rey de los desayunos en los hogares de nuestro país gracias, entre otros productos, a las populares mermeladas y confituras. Compañeras tradicionales de tostadas o galletas y contrapunto perfecto al toque salado de una rebanada de pan con queso o mantequilla, las hay para todos los gustos: de melocotón, albaricoque, ciruela, frambuesas, naranja amarga y un largo etcétera. Las mermeladas y confituras constituyen un buen complemento del desayuno, gracias a su aporte en azúcares -hidratos de carbono simples- y en energía con la que afrontar desde la mañana la jornada diaria. Aunque hay quien piensa que se trata de alimentos muy calóricos, lo cierto es que por cada 20 gramos, como mucho, se ingieren 50 calorías -cantidad inferior a la que aportan 3 terrones de azúcar-, en el caso de las confituras, y 35 en las mermeladas. Es decir, que pueden tomarlo personas sanas de todas las edades.

¿Qué diferencia la mermelada y la confitura?

Se componen básicamente del tipo de fruta seleccionada, azúcares y agua. Ambas tienen en común que proceden de la cocción de fruta en almíbar -solución de agua y azúcar-. Son varias las razones que justifican su diferente denominación: la mermelada se elabora con piezas de fruta enteras, troceadas o trituradas, con un contenido mínimo de un 30% de frutas. Si es igual o superior al 50%, adquieren el calificativo de "Extra". La confitura, a diferencia de la mermelada, se elabora con la pulpa o puré de la fruta, es decir, una mezcla de consistencia gelatinosa, elaborada con azúcares, pulpa o puré de la fruta y agua. La cantidad debe ser como mínimo del 35% y, si el contenido es igual o superior al 45%, puede calificarse como "Extra".

Se han analizado cinco mermeladas de fresa (La Vieja Fábrica, Bebé, Helios, Anko y Ligeresa -ésta última light-) y dos confituras también de fresa (Hero y Bonne Maman). Las siete se comercializan en botes de cristal y en formatos desde 330 hasta 370 gramos de peso neto. La muestra más barata es la confitura Hero (sale a 3,48 euros el kilo, y la más cara, otra confitura, Bonne Maman, a 5,18 euros el kilo).

La mejor relación calidad-precio corresponde a la mermelada de fresa Helios, la segunda con más fruta, que, además, no añade aditivos y ocupa una posición intermedia tanto en precio como en cata. Entre las confituras, Hero, la más barata de toda la muestra, es la mejor elección. Precisamente, Hero fue uno de los productos más destacados en la cata (6,9 puntos), junto con La Vieja Fábrica (6,6 puntos) y la confitura Bonne Maman (6,3 puntos). Las menos valoradas fueron las mermeladas Bebé (4,8 puntos) y Anko (5,2 puntos).

Proporción de fruta y azúcares

Excepto La Vieja Fábrica, que no indica nada al respecto, todas las muestras dicen pertenecer a la Categoría Extra, lo que obliga a los fabricantes a elaborar sus productos con un mínimo de un 50% de fruta, en el caso de las mermeladas, y un 45%, en las confituras, requisito que cumplen según refleja su etiquetado.

En los siete productos estudiados, las fresas encabezan la lista de ingredientes. El segundo componente en cantidad es el azúcar, procedente de la propia fruta y del que se añade en la fabricación de estos productos; el almíbar. Los azúcares más abundantes son la fructosa, el jarabe de glucosa y la sacarosa o azúcar común (las siete conservas lo utilizan). En las mermeladas, la cantidad de azúcares varía desde el 40% de Bebé hasta el 47% de La Vieja Fábrica, mientras que en la única tipo Light (Ligeresa), la cantidad desciende hasta un 37%. En las confituras, la cantidad de azúcar es superior a la de las mermeladas; Hero presenta un 56% y Bonne Maman, la más azucarada, un 59%. En ningún caso el contenido real de azúcares superó al declarado en los envases.

Desde 160 hasta 190 calorías cada cien gramos

La fructosa, el jarabe de glucosa y la sacarosa son los azúcares más abundantes

En nuestro estudio, cada 100 gramos de mermelada aportan entre 160 y 190 calorías; mientras que en la light (Ligeresa) la cifra es de 147 calorías. Las confituras, por estar más azucaradas, tienen un aporte calórico ligeramente superior. En concreto, las dos confituras analizadas aportan 222 calorías/100 gramos, en el caso de Hero, y 237 cal/100 g, en Bonne Maman, la más calórica del análisis. A pesar de todo, si tomamos como referencia la ración habitual de consumo -20 gramos-, la diferencia entre las mermeladas y las confituras, tanto en calorías como en azúcares, es poco relevante.

En las mermeladas y confituras tipo Light o diet, el tercer componente que suele aparecer en la lista de ingredientes es el agua, presente en mayor cantidad que en las convencionales. Su fin es reducir así su contenido en azúcares y por lo tanto aporte calórico. A quienes sufren de diabetes -asociada o no a exceso de peso- o hipertrigliceridemia, les convienen aquellas mermeladas que sustituyen los hidratos de carbono simples por edulcorantes no calóricos -ciclamato sódico, sacarina, aspartame y similares-, y que cumplen verdaderamente con las recomendaciones referentes a los productos Light.

Las fresas contribuyen a enriquecer estos productos en vitaminas y minerales. No obstante, la cocción destruye gran parte de las vitaminas de la fruta fresca que son sensibles al calor y, además, hay que tener en cuenta que las cantidades de consumo son relativamente bajas, por lo que su contribución a la dieta en estos nutrientes es poco significativa.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones