Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Adaptación a la adopción

La integración de los niños y niñas adoptadas, en especial de terceros países, en sus nuevas familias precisa de procesos y tiempos no exentos de complejidades

Consejos

  • Es muy importante conocer los antecedentes, acontecimientos, daños, traumas y vivencias del niño y de la niña adoptada porque repercuten en su personalidad, en sus comportamientos, carácter, forma de percibir la realidad, desarrollo y en la convivencia familiar. Estar al tanto de estos antecedentes permitirá entender y trabajar con mayores garantías de buenos resultados sus secuelas, retrasos y trastornos.
  • Conviene evaluar la situación de la persona adoptada desde todos los ámbitos posibles de su desarrollo: físico, psicológico y madurativo, cognitivo e intelectual, y social.
  • Cada niño tiene su propio ritmo de evolución, tanto física como psicomotriz. Forzarle puede provocar el efecto contrario al que se pretende.
  • /imgs/20070101/img.informe.05.jpgEs necesario dosificar los estímulos que recibe el niño, ya que un exceso puede provocar tanto sobreexcitación como inhibiciones frente a lo que se le ofrece. Normalmente, los más pequeños se han movido en un entorno muy reducido. Para ellos todo es nuevo: sonidos, espacios, olores, movimientos, hasta el contacto corporal con los que le rodean. Es muy importante que el niño vaya reconociendo a sus padres y su casa como su nuevo entorno. Poco a poco entrará en juego el resto del círculo familiar y social, ya que en un principio demasiadas caras nuevas a la vez pueden confundir y asustar al pequeño.
  • Si el niño que se quiere adoptar tiene más de tres años es fundamental prepararse a fondo en la psicología de los niños de estas edades para generar confianza en los futuros padres y augurar una feliz y rápida adaptación en los menores.
  • Si la familia no puede superar el miedo o la inseguridad que provoca la historia anterior del niño de más de tres años, es mejor aceptar las propias limitaciones y renunciar a una adopción de estas características o, al menos, no precipitarse y darse el tiempo apropiado para ir mejor preparado al encuentro con el pequeño.
  • Frecuentemente los niños de esta edad quieren conservar algo de su vida anterior (un juguete, una prenda de ropa), que en muchas ocasiones adquiere el valor de “objetos transicionales” que calman la angustia ante el cambio y ayudan a desprenderse de su vida conocida y soportar mejor los avatares de la nueva situación. Es importante entenderlo así y respetar su deseo. Poco a poco estos objetos dejarán de ser imprescindibles y el niño se irá separando de ellos con naturalidad.
  • Ante unos niños que han padecido todo tipo de carencias lo más fácil es consentirlos y no establecer límites. No obstante, los progenitores deben hacer entender al niño que son ellos quienes tienen la autoridad , así como las consecuencias que acarrea saltarse las reglas. Esto le ayudará a establecer comportamientos adecuados desde el primer momento dentro y fuera de la familia.
  • Los problemas de idioma se resuelven con un poco de atención e interés para establecer un código de comunicación con el niño, y detectar cuándo le ocurre algo, qué quiere, qué es aquello que le gusta y cuáles son sus temores.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones