Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Vivienda > Compra

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

La gestión de las inmobiliarias a examen: se visitaron 56 en 14 ciudades : Un servicio aceptable, pero plagado de deficiencias e irregularidades

El 98% de ellas aceptaron mediar en operaciones con dinero negro entre sus clientes; las que venden VPO lo hacen a precios de mercado libre, y más de la mitad no informan bien sobre la comisión que cobran

Antes de comprar asegúrese de que...

En viviendas de segunda mano, conviene realizar las comprobaciones pertinentes en el Registro de la Propiedad, además de asegurarnos de que tenemos suficiente información acerca de la antigüedad de la vivienda, los servicios comunes, y el estado de las instalaciones eléctricas, del agua y, en su caso, el gas y la calefacción central.

En la compra a una promotora, la ley establece una serie de datos y documentos que deben ser puestos a disposición del comprador:

  • Todos los referentes a la sociedad que vende: nombre o razón social, domicilio e inscripción en el Registro Mercantil.
  • Descripción de la vivienda y del edificio, con las zonas comunes; un plano detallado de la vivienda que indique superficie útil y construida. Asimismo, deberán entregarnos una memoria de calidades, documento que recoge los elementos y materiales empleados en la construcción de la casa.
  • Documentación del emplazamiento de las instalaciones de redes eléctricas, de agua, gas y calefacción, así como sus respectivas garantías y medidas de seguridad contra incendios.

En cuanto al precio, además del propio coste de la vivienda tengamos en cuenta:

  • Los impuestos.
  • Los honorarios o comisiones de posibles intermediarios.
  • Y los gastos de notaría y registro y el coste financiero derivado de la formalización del préstamo.

En total, estos tres tipos de gasto extra suponen aproximadamente el 10% del desembolso total por la vivienda. Si la compra se realiza a través de inmobiliaria, consultemos al comercial, que nos atenderá satisfactoriamente al respecto según ha comprobado CONSUMER. Debemos exigir toda la información referente al precio. En caso de solicitar un préstamo hipotecario, pidamos (y negociemos todo lo posible) a la entidad financiera elegida (comparemos varias) el tipo de interés, la cuantía y fecha de las amortizaciones y las garantías que debe constituir el comprador. Cuando la vivienda no está construida, es muy común que se nos solicite la entrega de cantidades anticipadas. Si es así, debe hacerse constar que la cantidad entregada antes de la formalización del contrato será deducida del precio final. Además, deberá garantizarse, por contrato, la devolución de dichas cantidades en caso de que la promoción no llegue a buen fin. Estas cantidades han de ser ingresadas en una cuenta bancaria especial cuyos datos se deben facilitar al comprador y, además, deben estar avaladas o aseguradas. El comprador puede, y debe, exigir copia de ese aval o póliza de seguro.

La firma del contrato

Es el momento culminante de la compra de una vivienda. Es recomendable…

  • Leer con detenimiento todas y cada una de sus cláusulas.
  • Comprobar que una serie de datos que obligatoriamente deben figurar en el contrato aparecen debidamente cumplimentados:

    • Descripción de la vivienda
    • El precio
    • La forma de pago
    • La cuantía de cada cuota
    • Tipo de interés y fechas de amortizaciones en caso de pago aplazado o entregas a cuenta
    • Y, muy importante, el plazo de entrega de la vivienda.
  • No firmar nada hasta haber aclarado todas las dudas (la ley establece que los contratos deben ir redactados de forma clara y sencilla).
  • Cuando la vivienda no está construida, pueden producirse modificaciones en la distribución, precios o plazos de entrega que se deban a necesidades técnicas. El contrato debe establecer los límites de estos posibles cambios.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones