No hay por qué complicarse: legumbres, verduras, fruta y frutos secos aportan suficiente fibra