La vivienda, un capital al que recurrir en la vejez