Viviendas de alquiler, futuro incierto