Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Medio ambiente > Naturaleza

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Certificados de calidad para playas : Playas certificadas

La Bandera Azul, las normas de calidad ISO 9001 y 14.000, la Q de Calidad del ICTE o el sistema de gestión EMAS, son mecanismos con que las autoridades públicas cuentan para comprobar y gestionar la calidad y el buen estado de las playas y ofrecer a sus visitantes unos parámetros en mejora constante año tras año.

Cada una de estas normas tiene un nivel de exigencia diferente, pero todas tienden a prestigiar en mayor o menor grado al arenal que consigue estos títulos, y, por ende, a la zona, provincia, comunidad autónoma o país que en mayor medida los obtiene. Además, se configuran como una herramienta de marketing y publicidad para las playas.

Sistema EMAS: el más exigente y prestigioso

EMAS (Sistema de Ecogestión y Auditoría) es el sistema más prestigioso de la Unión Europea y exige para su obtención el cumplimiento estricto de la legislación vigente. Un ayuntamiento no puede inscribir sus playas ni ningún otro servicio en el registro EMAS si muestra una sola carencia o disconformidad en el informe realizado por los verificadores. El ayuntamiento que desee obtener la acreditación EMAS debe hacer una declaración medioambiental con un resumen de su gestión. Esta declaración es un documento público. En el sistema EMAS es la propia Administración, a través de la figura de verificador, quien se inscribe en un registro europeo, lo que supone la prueba del cumplimiento con el sistema.

EMAS apuesta por la comunicación y la transparencia hacia la opinión pública. El sistema comienza por una revisión medioambiental de las actividades que realiza el ayuntamiento en las playas de su municipio. En esta revisión se describe el impacto que ocasionan las actividades realizadas en el entorno. Después se redacta el sistema de gestión medioambiental (efectivo y realista) y, por último, hay que promover una declaración sobre los logros obtenidos en relación a ese compromiso.

Varios ayuntamientos enclavados en zonas turísticas están inmersos en el proceso de redacción del sistema de gestión medioambiental, que implica desde la recogida de basuras y su tratamiento, hasta la implicación de los trabajadores y funcionarios en la puesta en marcha de todo el sistema.

Dado que es un método de trabajo relativamente nuevo, menos conocido y mucho más exigente, la inscripción de municipios en este sistema es notablemente inferior a la entrega de certificados o Banderas Azules.

Marca Q de Calidad Turística: el modelo de los empresarios turísticos

Es la certificación más novedosa que se aplica a las playas. En el momento de redactar este informe se estaban realizando las auditorias previas en las playas para que se pudieran entregar las certificaciones a mediados de julio, coincidiendo con la época de mayor afluencia a estos espacios. Según fuentes del ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española), es esta institución la que forma a los auditores en las peculiaridades de cada sector para que puedan conocer perfectamente los puntos críticos y débiles a los que deben prestar atención preferente. Para mantener la marca de Q de Calidad Turística, la playa o empresa que la obtenga debe auditarse y ratificar anualmente la certificación. El ICTE ha informado a esta revista que, por la falta de auditores, en esta primera edición de auditorías en playas no se ha podido atender a todas las demandas y solicitudes.

La marca Q de Calidad Turística evalúa lo que afecta al usuario final: unidad de dirección, de seguridad, salvamento y primeros auxilios, información, limpieza y recogida selectiva de residuos, mantenimiento de instalaciones y equipamientos, accesos, servicios higiénicos y ocio. Y hace lo propio con todos los aspectos medioambientales. La principal diferencia de esta marca con el resto de sistemas de acreditación es que proviene de una institución española cuyo objetivo es la defensa y mejora de los servicios turísticos españoles. Las normas son definidas por empresarios, Administración e implicados y expertos en el sector, por lo que se ciñen mucho más, según sus promotores, a las necesidades y demandas de los usuarios del servicio turístico, en este caso de las playas. Para identificar las playas con la marca Q, el ICTE ha diseñado unos paneles que se situarán en la entrada de las playas, junto a los paneles con información de los servicios.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones