Pagar más no siempre compensa