Los baratos, la mejor elección