Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Buena calidad, pero la mayoría no valen para la lluvia

En el primer caso, el usuario transita por caminos o senderos sencillos y relativamente accesibles, mientras que las botas de trekking y de alta montaña permiten afrontar terrenos más difíciles y condiciones más desfavorables: rocas, barro, pendientes pronunciadas y resbaladizas... A la hora de seleccionar este tipo de calzado, conviene considerar aspectos como el tipo de ruta a realizar, la climatología de las zonas a recorrer, la duración de los trayectos habituales, las características del terreno por el que se va a transitar... En función de ellos, se elegirá mejor el tipo de bota que interesa comprar.

La comodidad y seguridad en el monte dependen en buena medida de la calidad del equipamiento deportivo, muy especialmente de las botas que calzamos. Las características fundamentales del calzado de trekking son la solidez y resistencia de la bota, y la comodidad de uso y la seguridad que proporcionan a los músculos y articulaciones del deportista. En este comparativo se han analizado esos aspectos en siete modelos: Tuckland Pocker, Nike Brush Kicker Mid, Salomon Exit Mid, Hi-Tec Sierra Trilogy, Trezeta Springer, Asolo Elk High y Boreal Midi. Todas ellas eran modelos masculinos, del número 41 o próximo, que costaban entre 10.000 y 13.000 pesetas. El modelo de Nike era el más barato, y los de Salomon y Asolo, los más caros. Las botas de Tuckland, Hi Tec, Boreal y Trezeta costaban en torno a las 12.000 pesetas. De los resultados surgidos de las pruebas de laboratorio, destaca una conclusión: sólo tres son adecuadas para terrenos húmedos o ante la lluvia: Tuckland, Hi-Tec y Trezeta, todos ellos con membranas impermeables como Gore-Tex o Sympatex. Las otras cuatro se mojan por dentro y calan el pie del usuario. Otra conclusión es que los modelos estudiados de Asolo y Boreal adolecen de una resistencia insuficiente: tiende a despegarse la unión entre la caña y la puntera, lo que puede perjudicar la estética y la impermeabilidad de estas botas, que no su solidez.

Una tercera constatación: sólo la bota de Salomon absorbe suficientemente la humedad interior que en el calzado causa el sudor del pie. Por último, señalemos que Hi-Tec, Trezeta y Boreal no aprobaron en el test de amortiguación de los golpes en la zona del talón, lo que significa que el confort de marcha es insatisfactorio en terrenos irregulares. Una vez descritas las principales insuficiencias de algunas de estas botas de trekking, cabe señalar que la calidad global de las siete era en general satisfactoria y que cada una es más adecuada para un uso concreto (terreno llano, accidentado, seco...) exceptuando la de Tuckland con prestaciones satisfactorias en todo tipo de recorridos.

La de Tuckland con prestaciones satisfactorias en todo tipo de recorridos. La mejor relación calidad-precio es Tuckland Pocker, una bota muy sólida, resistente, cómoda y apta para distintos tipos de terreno, además de impermeable al agua. Sólo su escasa absorción de la humedad de la suela interior empaña sus excelentes resultados. Para marcha o paseos en terrenos secos y relativamente lisos, destaca Nike. En cuanto a la comodidad de uso, Salomon se lleva la palma.

Resistentes y que no calen

La resistencia al desgarro determina la durabilidad de la bota y su aptitud a la función. Todos los modelos evidenciaron en la prueba (se extrae de la bota un trozo de tejido y se le somete a fuertes tensiones hasta conseguir rasgarlo) una resistencia muy satisfactoria, y destacó sobre todas la bota Asolo, extremadamente resistente. En la mayoría de los modelos, la suela va pegada al resto de la bota. Algunos componentes también pueden ir cosidos, lo que en principio garantiza una mayor solidez. El ensayo de laboratorio ofrece una idea aproximada del comportamiento de los componentes de la bota ante el uso, mostrando cuál se podría desprender más fácilmente. Las botas de Asolo y Boreal mostraron una resistencia insuficiente en las uniones de sus componentes: en ambas tiende a despegarse la unión entre caña y puntera, lo que no perjudica la solidez de la bota pero sí a su impermeabilidad y a su estética. En Salomon, la resistencia de la unión entre caña y puntera era aceptable pero no tan satisfactoria como en las cuatro restantes.

Ya en otro aspecto de la calidad de estas botas, algunas aseguran en sus etiquetas que incorporan una membrana impermeable, tipo GoreTex o Sympatex. Es el caso de Tuckland, Hi-Tec y Trezeta. Esta prestación se comprueba con un test que simula que la bota camina sobre hierba mojada, midiéndose el tiempo que tarda la humedad en penetrar hasta el interior del calzado y la cantidad de agua que se absorbe. Trezeta, Tuckland y Hi-Tec pueden considerarse impermeables, ya que la humedad tarda más de una hora en penetrar en el interior de la bota. Los otros cuatro modelos aguantaron sólo 5 minutos sin calar y, en Nike y Salomon incluso se anotó la entrada de una importante cantidad de agua.

Ninguna de estas cuatro botas dice ser impermeable al agua, y pueden ser perfectamente adecuadas para su uso en terrenos secos o no muy húmedos.

La flexibilidad, según el uso de la bota

La flexibilidad de una bota determina su capacidad de acompañar el movimiento natural del pie. Muchos usuarios antes de comprar una de estas botas, acostumbran doblarla 45 grados según su eje natural de flexión, aunque este movimiento debería realizarse calzándose la bota ya que una vez en el pie, la zona por donde ha de doblar la bota no es por el puente sino algo más adelante.

En el ensayo se midió la fuerza necesaria para doblar la bota 45 grados. El nivel satisfactorio de flexibilidad en una bota va muy unido al uso que se haga de ella: para senderos más bien planos en terrenos poco accidentados, mejor unas botas flexibles; pero si se necesitan para senderos pedregosos y más irregulares, donde una buena estabilidad es esencial, convienen las botas con suelas más rígidas. Los modelos de Nike, Hi-Tec y Tuckland son los más flexibles, mientras que Trezeta es el más rígido. Así, para terrenos accidentados y difíciles cabría recomendar Trezeta y Boreal, y, ya en menor medida, Asolo. La calificación de "todoterreno" (incluso en terrenos muy húmedos) sólo puede otorgarse a Tuckland. Por último, para un paseo sin demasiadas exigencias las más adecuadas son las botas de Hi-Tec y Nike. Cañas altas en las botas protegen, normalmente, más el tobillo mientras que las cañas medias o bajas permiten mayor libertad de movimientos. De caña alta (adecuadas para terrenos abruptos) son Trezeta y Tuckland y de caña media-baja (mejores y más cómodas para terrenos llanos) son todas las demás.

Continuando con la comodidad, se analizó la resistencia a la abrasión de la plantilla o suela interior. Por efecto de este roce o abrasión, la suela interior puede originar pequeñas partículas o piezas que reducen el confort, e incluso pueden provocar pequeñas heridas o ampollas en el pie. Los resultados fueron en general buenos, aunque en Trezeta se quedaron en discretos.

¿Y qué pasa con el sudor del pie?

Durante la actividad deportiva, el pie introducido en una de estas botas produce un promedio de 15 gramos de sudor por hora, de los cuales dos tercios se producen en la planta del pie y han de ser absorbidos por la suela interior o plantilla. Comodidad e higiene están relacionados con esta prestación.

El test de laboratorio demostró que sólo la bota de Salomon absorbe en una cantidad aceptable la humedad interior. En el resto, esta capacidad es baja (Nike y Asolo) o muy baja (Tuckland, Trezeta, Hi-Tec y Boreal).

El peso de la bota es otro aspecto interesante. Aunque se prefieren normalmente botas ligeras, que exijan un menor esfuerzo al caminar, hay relación entre el peso de una bota y características técnicas como la rigidez o el apoyo. Así, el peso adecuado diferirá en función del régimen de uso que se va a proporcionar a la bota. Los siete modelos pesaron de media 1,1 kilogramos cada par, y destacan los 830 gramos de Nike y los 1.340 gramos de Trezeta. Asolo es también "pesada" (1,23 kilos) y la segunda más ligera es Boreal (1,1 kilos).

La comodidad de uso, valiosa característica

Al caminar y saltar, el pie entra en contacto con el suelo a una velocidad determinada y se para más o menos bruscamente. Una buena bota amortiguará el choque de la pisada, y protegerá así los músculos y articulaciones del piel del usuario. Según los test realizados para establecer la capacidad de amortiguación de choques en la zona del talón, Nike, Tuckland y Asolo son excelentes, ya que amortiguan el choque hasta casi un 40%. Salomon, con el 22% es también correcta, pero Hi-Tec, Boreal y Trezeta evidenciaron una insuficiente absorción de choques.

Una buena bota ofrece, además, un alto coeficiente de restitución de energía en la zona del talón, dato que mide el porcentaje de energía que el calzado devuelve al pie. Este examen da también una idea del envejecimiento de los materiales de la suela. Trezeta es la peor de las botas analizadas en este aspecto, pues su restitución de energía es de sólo un 51%. En Hi-Tec también es baja (53%). Sólo en Salomon (59%) y, especialmente en Tuckland (72%), los resultados en restitución de energía en la zona del talón fueron muy buenos.

La suela: lo que más sufre

La flexión de la parte delantera de la bota es un movimiento que se repetirá innumerables veces a lo largo de la vida de la bota, por lo que deviene fundamental que la suela resista mucho tiempo sin daños ni rupturas. La prueba estandarizada de resistencia de la suela a la flexión somete a las botas a 100.000 ciclos de flexión observando el momento en que se produce daño y el tipo y número de las grietas. Todas resistieron sin daño alguno, por lo que su puntuación fue excelente. Esta prueba no se realiza cuando la suela es rígida, como ocurre en el modelo de Trezeta, una bota menos adecuada para caminar por terreno llano -donde un calzado rígido podría sobrecargar el talón- pero muy apropiadas para recorridos accidentados, por su mayor protección del pie.

La suela exterior, por otra parte, también debe ser resistente al roce (o abrasión) y duradera: si no, el calzado envejecería rápidamente y perdería sus cualidades, entre ellas las de agarre al suelo. Todos los modelos obtuvieron buenos resultados, aunque destacaron Salomon y Tuckland. La resistencia, aunque buena, fue menor en Trezeta y Boreal.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones