No sólo cuestión de imagen, la salud también cuenta