Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados ocho flanes, cuatro de huevo y cuatro de vainilla: Flanes envasados: las mismas calorías que un yogur pero con más aditivos

Los de huevo son más caros y tienen un poco más de proteína, grasa y azúcar que los de vainilla, y también menos aromas y colorantes. En la cata resultaron parecidos, pero el mejor fue uno de huevo

  Los flanes de huevo y vainilla, por su empleo de la leche como ingrediente principal, pueden asociarse a otros postres lácteos como natillas, mousse, cuajada, crema catalana o arroz con leche. Con la elaboración industrial de estos flanes (que, a pesar de ser muy consumidos, carecen de normativa específica que los regule) que en cierta medida imitan la receta casera, se ofrece al consumidor una fórmula cómoda y sabrosa de postre lácteo, siempre dulce. Porque tanto a los flanes de huevo como a los de vainilla se les añade, y generosamente, azúcar. En el de huevo, el segundo ingrediente mayoritario es precisamente el huevo, mientras que en el flan de vainilla lo es el azúcar.

CONSUMER EROSKI ha llevado al laboratorio y sometido a cata 4 flanes de huevo y otros tantos flanes de vainilla, de Danet, Dhul, La Lechera y Pascual, comercializados en packs de cuatro unidades de 100 ó 110 gramos cada una, salvo Dhul de vainilla, con envase de 500 gramos. Son más caros los flanes de huevo (de media, salen a 3,93 euros el kilo) que los de vainilla (2,99 euros el kilo). Tres incumplen la normativa de etiquetado al destacar la leche con imágenes y no indicar la cantidad que contienen de este ingrediente. Otras conclusiones: los ocho se hallaban en correcto estado higiénico-sanitario y carecían de transgénicos.

Mucho azúcar

En lo nutricional, se comprobó que el flan de huevo tiene más proteína, grasa y azúcar y que aporta más calorías que el de vainilla, si bien ni uno ni otro pueden considerarse alimentos proteicos (ninguno llega al 5% de proteína), grasos (sólo contienen entre el 0,2% y el 3,9% de grasa, según la muestra) ni energéticos: el más calórico se queda en 156 calorías cada cien gramos. El principal macronutriente de estos flanes es el hidrato de carbono (un 21% de media), que proviene en su mayor parte del azúcar añadido (sacarosa), aunque también contiene lactosa (azúcar de la leche), jarabe de glucosa (del caramelo) y el almidón (espesante añadido), que se encuentra en seis de las ocho muestras. El azúcar añadido, la sacarosa, representa entre el 15% (en Dhul de huevo) y el 6% (La Lechera de vainilla). De media, el flan de huevo (12,2%) tiene casi un 50% más de azúcar añadido (8,5%) que el de vainilla, aunque hay diferencias en el contenido de azúcar de unas y otras muestras de cada tipo de flan.

Los flanes de vainilla carecen de huevo y se elaboran con leche semi o desnatada, y es por ello que tienen menos grasa

Estos flanes contienen, sobre todo, leche, una gran proporción de azúcar (entre el 13% y el 21%) y poca sal, en torno al 0,2%. Aportan la misma cantidad de calcio y la misma energía que el yogur, y entre un 15% y un 45% menos calorías que una mousse o una crema catalana. El contenido en lactosa (azúcar de la leche) permite realizar una estimación del contenido de leche en estos flanes, si bien sólo aproximada ya que contienen otros ingredientes (leche en polvo, nata) con lactosa.

Entre los de huevo, los dos con más leche son La Lechera y Pascual y entre los de vainilla, Danet y Dhul. Los dos flanes de Pascual, al haber recibido tratamiento UHT, pueden guardarse a temperatura ambiente, mientras que los demás deben conservarse en frío. Por otra parte, sólo Dhul huevo emplea conservantes (E-202: sorbato potásico), aunque el recurso a aditivos es común en este postre lácteo: los más utilizados son espesantes (estabilizantes o gelificantes), aromas y colorantes.

Mejor relación calidad-precio

El análisis revela que los flanes de huevo (compuestos por leche, huevo, azúcar, caramelo, espesantes, colorantes y aromas) no son más naturales que los de vainilla, que carecen de huevo y tienen más leche si bien recurren más al uso de aditivos como aromas y colorantes. En el análisis sensorial (cata de consumidores), no destacó un tipo de flan sobre otro pero el mejor valorado fue uno de huevo, Danet, que al tener un precio (3,11 euros/kilo) y una composición nutricional intermedios se convierte en mejor relación calidad-precio. Además, su contenido en grasa es el menor del comparativo y es el único que no utiliza espesantes como el almidón.

La grasa

El valor medio de grasa en estos flanes es modesto, el 2,2%. La muestra más grasa es Dhul huevo (3,9% de grasa) y la que menos, Dhul vainilla, con sólo el 0,2% de grasa. Los ingredientes que aportan grasa a los flanes son leche (si es desnatada, el aporte es prácticamente cero), huevo y nata. Los flanes de huevo (3,1% de grasa, de media) contienen más del doble de grasa que los de vainilla (1,4%). Este mayor aporte se debe al huevo, pero también al mayor empleo de leche entera que en los de vainilla. Entre los flanes de huevo, Dhul (3,9% de grasa) y Pascual (3,1%) son los más grasos.

El de Pascual emplea leche desnatada e incluso tiene la mitad de huevo que los otros tres, pero añade nata, y eso explica su relativamente alto contenido graso. El flan de huevo con menos grasa es Danet, que usa leche desnatada y carece de nata: el aporte graso proviene del huevo, ingrediente que representa el 23% del producto.

Por su parte, los cuatro de vainilla se elaboran con leche desnatada o semidesnatada y carecen de huevo, lo que explica su menor contenido graso. Danet (2,2% de grasa) y Pascual (2,1%) son los flanes de vainilla más grasos. En Danet se debe a que usa leche sólo parcialmente desnatada y leche concentrada en polvo y en Pascual al empleo de nata. Dhul, el menos graso, sólo contiene un 0,2% de este nutriente; el motivo es que su leche es desnatada en polvo reconstituida. Pascual huevo, que hace la declaración nutricional "contenido reducido de grasas un 38%", aunque no pueda afirmarse que incurre en incumplimiento, es una de las muestras con más grasa (3,2%). Si se compara con otros postres lácteos, el flan de huevo (3% de grasa) tiene el mismo contenido graso que el yogur, tres veces menos que la mousse de chocolate (que tiene el 8,8% de grasa) y la crema catalana (9,1%), algo más que el arroz con leche (1,9%) y un poco menos que las natillas (4,2%). El flan de vainilla (1,4% de grasa), por su parte, es el postre lácteo menos graso. Y si traducimos a calorías, el flan de huevo (134 calorías cada cien gramos) es más energético que el flan de vainilla (105), que el arroz con leche (110) y que el yogur (115 calorías cada cien gramos), pero menos que la mousse de chocolate (190) y que la crema catalana (178 calorías cada cien gramos).

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto