Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Adaptación de la casa para personas mayores : Un hogar sin obstáculos

La seguridad y la eliminación de barreras son indispensables para la autonomía de los ancianos

La adaptación, estancia por estancia

Baño:

  • Los pavimentos plásticos antideslizantes son los más recomendables.
  • Para no resbalar en la bañera o en la ducha es indispensable la colocación de alfombrillas antideslizantes.
  • El acceso al plato de debe tener el mínimo escalón posible. Es más recomendable una ducha que una bañera.
  • Las barras asideras han de ser de un color que contraste con el de la superficie de la pared, y de plástico, ya que son menos resbaladizas. Hay que elegir cuidadosamente su ubicación y fijarlos bien en la pared.
  • Un grifo de doble vía, monomando y preferiblemente de palanca, garantizará su mejor manejo.
  • La taza del retrete debe estar suficientemente alta: entre 45 y 50 centímetros.
  • Las puertas de los cuartos de baño deben abrir hacia el exterior, para que puedan ser desmontadas desde fuera en caso necesario.

Salón:

  • El sillón es preferible al sofá.
  • El asiento ha de ser lo suficientemente alto (45 centímetros); el respaldo recto y ha de disponer de brazos para facilitar la incorporación. Un respaldo reclinable y un reposapiés añaden confort.
  • La televisión debe estar provista de un mando a distancia. Unos auriculares inalámbricos permitirán escucharla sin elevar demasiado el volumen en el caso de dificultad auditiva.

Dormitorio:

  • En la medida de lo posible, hay que evitar colocar uno de sus laterales junto a la pared.
  • No es aconsejable orientar la cama hacia la ventana porque la luz de la mañana puede deslumbrar.
  • La altura mínima recomendable de la cama es de 45 centímetros. Para adaptar la altura, se pueden cambiar las patas del somier o utilizar calzas.
  • El interruptor de la luz, el teléfono o la telealarma deben ser de fácil acceso desde la cama. La lámpara de la mesita debe de ser lo más estable posible (lo ideal sería sustituirla por un aplique en la pared).
  • La alfombrilla de pie de cama ha de estar fijada al suelo con adhesivo de doble cara, aunque lo más eficaz es suprimirla.
  • Utilizar en personas con gran inmovilidad un colchón de aire o aquellos similares a una colchoneta (tamaño colchón o tamaña cojín). Alivia la espalda y otras partes del cuerpo, y evita que se desarrollen dolores y las úlceras por decúbito (úlceras de la piel que se producen al apoyar durante mucho tiempo una superficie del cuerpo). Las colchonetas tamaño cojín también se pueden utilizar en el sillón o en la silla de ruedas.
  • Usar también protectores para la piel (piel de borrego). Su función es la de disminuir o evitar las consecuencias del roce de aquellas partes del cuerpo que por determinados motivos (huesos salientes, posturas, etc.) pueden llegar a producir llagas (úlceras por decúbito) y/o dolores. La piel de borrego también se puede utilizar en el sillón, en la silla de ruedas, etc.
  • En aquellos casos en los que la persona sufra una alta dependencia y no pueda alternar los periodos de permanencia en la cama con pequeños paseos o descansos en un sillón, la cama articulada permitirá evitar la inmovilidad absoluta y facilitará el cambio de posiciones, desde el decúbito hasta la sedestación (postura de sentado).

Cocina:

  • El fregadero no debe de ser demasiado profundo, el grifo con palanca evita las torsiones de la muñeca y si es del tipo ducha extraíble permite llenar las cacerolas sin necesidad de colocarlas en el fondo del fregadero.
  • La altura ideal de los estantes es entre 40 centímetros y 1,5 m sobre el suelo. Los utensilios de mayor uso deben colocarse en los lugares más accesibles.
  • Utilizar vasos y platos de plástico, baberos o cualquier objeto que facilite la tarea. Los cubiertos con mayor superficie de agarre son más fáciles de manejar. No utilizar cubiertos de plástico, ya que son frágiles y, si se rompen, pueden resultar peligrosos. Procurar que, en la medida de lo posible, los útiles de cocina (vasos, tazas, platos, etc.) que se utilicen sean de materiales difícilmente rompibles.
  • Uno de los principales peligros radica en el riesgo de quemaduras causadas por las diferentes fuentes de calor.
  • El microondas permite calentar todo tipo de platos y preparar infusiones… En la actualidad es una pieza casi imprescindible.
  • Una mesa pequeña con ruedas, las conocidas como «camareras», permite transportar sin riesgos los platos calientes y los más pesados.
  • Utilizar sillas o banquetas estables.
  • Utilizar suelo antideslizante.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones