Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Servicios y Hogar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Prestaciones similares, precios diferentes

La batidora es uno de los pequeños electrodomésticos más habituales en las cocinas. La elaboración de salsas y purés ya no se concibe sin su ayuda y hace tiempo que no sólo se les pide que batan, sino que además se busca que piquen, muelan y, sobre todo, que sean sencillas de utilizar y limpiar.

Se han analizado en el laboratorio y se han sometido a una prueba de uso siete batidoras eléctricas de 600 W que cuestan desde los 33,45 euros de Philips HR1363 hasta los 65 euros de Braun Multiquick. Una de las más baratas, Moulinex Optipro (37,40 euros) fue la preferida por los consumidores: supera todas las pruebas y cumple con holgura con su cometido, batir, por lo que es la mejor relación calidad-precio. Los usuarios que no sólo busquen una batidora, sino que necesiten un aparato que pique o muela, pueden decantarse por Ufesa BP4515, de las caras (53 euros), pero muy bien surtida de accesorios.

Taurus, Braun, Krups y Moulinex incluyen un útil libro de recetas con el que aprender a sacar todo el partido al aparato. Las siete están bien etiquetadas e incorporan todos los marcados obligatorios. Sus manuales son claros y completos e informan adecuadamente de las precauciones de seguridad que implica utilizar un electrodoméstico potencialmente peligroso. El hecho de que las siete ofrezcan los dos años de garantía a los que obliga la ley y que estos documentos de garantía estén en castellano (como indica la norma) no debería ser noticia, pero desde la entrada en vigor de la nueva ley de garantías hace cuatro años ésta es una de las contadas ocasiones en las que todos los productos analizados por CONSUMER EROSKI superan este esencial apartado. Taurus, además de los dos años legales, ofrece un tercero en el que están cubiertas las piezas defectuosas, no así la mano de obra.

Bien en seguridad

En cuanto a su seguridad, están suficientemente aisladas y no es posible acceder con los dedos a zonas cargadas eléctricamente. En la prueba de calentamiento con un funcionamiento normal de los aparatos, los equipos no alcanzan una temperatura excesiva en sus puntos más sensibles. Los resultados también son satisfactorios en la comprobación de su funcionamiento en condiciones anormales o máximas: la seguridad es suficiente y están protegidos frente a los incendios o deterioros mecánicos. Y, lo más importante: su parte más peligrosa, las cuchillas, está bien protegida.

Las pruebas de compatibilidad electromagnética indican si estos equipos pueden perturbar el funcionamiento de otros aparatos eléctricos. Si las batidoras no están suficientemente aisladas pueden generar molestas interferencias en radios o televisores. No es un problema grave (desaparece cuando se apaga el equipo), pero la norma fija unos niveles máximos de emisiones que estos equipos no deben superar. Taurus Bapi 600 suspende por superar el rango permitido.

Como se sujetan con una sola mano, las batidoras deben ser ligeras para que resulten manejables. En su peso no se encontraron diferencias significativas: Braun y Krups (800 gramos) pesan apenas 150 gramos más que Ufesa, la más liviana. En su longitud tampoco difieren mucho: Philips mide 37,5 centímetros y Braun y Krups dos centímetros más. Un cable largo facilita su uso, porque permite utilizar la batidora lejos de un enchufe. Los cables más cortos fueron los de Taurus (116 centímetros) y Braun (122 cm), mientras que el más largo fue el de Moulinex, con 154 cm.

No tanta potencia

Las siete dicen ser de 600 W, pero se quiso comprobar su potencia real picando, tal y como indica la norma, zanahorias y agua a la máxima velocidad. Todas quedaron lejos de este registro: Krups y Moulinex demostraron ser de 185 W, frente a Taurus, la única que, con 406 W, se acercó al valor nominal. Estos equipos alcanzaron los 600 W indicados batiendo productos de mayor dureza pero, desde luego, no lo consiguieron con la prueba normalizada.

Algunas recetas requieren controlar la velocidad a la que se bate de una forma precisa. Philips y Moulinex sólo cuentan con dos velocidades: la normal y la "turbo", útil para picar alimentos duros como pan o carne. Braun tiene 16 velocidades, Taurus 10 y Krups 6. Ufesa y Bosch ofrecen un regulador variable con el que se fija de forma gradual y precisa la velocidad deseada.

Las siete ofrecen un vaso en el que utilizar la batidora. Los de Bosch, Philips y Ufesa vienen con una tapa por si se quiere guardar en él lo batido. Bosch y Philips son las únicas que carecen de un soporte para colgarlas en la pared. Philips ofrece un picador y Braun y Ufesa, además del picador, incluyen unas varillas útiles para, por ejemplo, montar nata.

Prueba de esfuerzo

Las batidoras se sometieron también a una prueba de esfuerzo en la que se encendían durante un minuto batiendo agua a velocidad media-alta y se dejaban descansar otros cinco minutos. En total, se repitió este proceso durante 2.230 ciclos, esto es, más de nueve días completos de test. Tras esta exigente prueba, todas las batidoras siguieron funcionando sin alteraciones.

Ante la eventualidad de que se puedan caer en la cocina, se probó su resistencia tirando el pie desmontable, la parte de la batidora más susceptible de sufrir una caída, sobre una tabla de roble. Ningún pie sufrió desperfectos.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones