Clases particulares: sólo una ayuda coyuntural