Los padres pagan casi siempre