Los más baratos también son eficaces