Los integrales, un poco más de fibra