Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

El 40% de las estaciones de esquí de nuestro país, analizadas : La seguridad en las pistas, escasa

Las estaciones ofrecen una satisfactoria calidad de servicio pero la esquiabilidad de las pistas es frecuentemente mediocre

Comodidad y servicios en la estación

En lo que respecta a la calidad del servicio que la estación (excluyendo las pistas) ofrece a sus visitantes-clientes, la situación es mejor que en esquiabilidad y seguridad: sólo una, Valdesquí, suspende, y únicamente otra, Astún, obtiene un resultado mediocre (5,5 puntos). Las demás están bien. Las mejores son, en este orden, Alto Campoo, Sierra Nevada, La Molina y Navacerrada, si bien tanto Baqueira como Formigal consiguen un bien que roza el notable. Pormenorizando, el único defecto casi generalizado afecta al servicio de guardería (muy útil para padres con niños muy pequeños o que prefieran no esquiar), que peca con frecuencia de un escueto horario de apertura y de una capacidad insuficiente para acoger a estos usuarios tan especiales. Como malo sin paliativos puede definirse el servicio de taquillas, responsable de las aglomeraciones y retrasos que a menudo sufren los esquiadores cuando quieren comprar sus forfait; no en vano, sólo La Molina y Navacerrada aprueban en este apartado. Y algo parecido ocurre, aunque el número de estaciones con problemas sea menor que en el caso de las taquillas, con el estado de limpieza y conservación de los aseos en la estación, con el número de monitores de esquí (tantas veces insuficientes, como saben los aficionados) y con la ausencia de empleados que ayuden a los usuarios a aparcar sus vehículos.

En calidad de servicio lo más positivo es que, exceptuando Valdesquí, todas tenían oficina de atención al cliente y taller de reparación de esquís. Y que en todas alquilan material para la práctica de este deporte y cuentan con una infraestructura aceptable de emergencias: helipuerto en la estación o relativamente cerca (o en su defecto, un espacio que puede habilitarse en la estación), atención sanitaria y sistema de megafonía. Cotejando todos los datos extraidos del estudio, puede concluirse que Baqueira-Beret (4.900 pesetas el forfait diario) y Navacerrada (4.000 pesetas) destacan sobre las otras nueve estaciones, por sus buenas calificaciones en los tres grandes apartados (esquiabilidad, servicios en la estación y seguridad en pistas) de que consta este informe.

Sierra Nevada (4.100 pesetas el forfait diario) podría estar a la altura de estas dos estaciones (por su excelente esquiabilidad y muy buena calidad de servicio) si no hubiera suspendido en seguridad en las pistas.

Sobre la ropa de esquí, cuatro cosas

El esquí alpino es un deporte técnico que exige ropa cara. Es difícil acertar, dejémonos asesorar.

  • Las prendas deben ser calientes, impermeables y cómodas.
  • Los pantalones, impermeables y transpirables.
  • Los guantes, impermeables y calientes. Combaten el riesgo de congelación y protegen de las caídas sobre la nieve (o piedras, o hielo).
  • Las gafas de calidad nos protegen de los rayos ultravioleta y de las ventiscas. La reverberación de la nieve multiplica el efecto solar.
  • Cremas de protección solar: de aplicación en cara y labios, evitan quemaduras solares e insolaciones.
  • Gorros y orejeras: para cuando hace mucho frío, ventisca o viajamos en un telesilla sombrío.

El material para esquiar

  • Las botas. Las botas son lo más importante del material y es vital acertar en el número. Los criterios para adquirirlas son: comodidad, estanqueidad, cierre, precio, aislamiento, ángulo de inclinación, peso y estética. No se debe usar una bota de un pie mayor que el nuestro. Deben estar ajustadas a la pierna y al pie sin dañar ni molestar. Para elegirlas bien, conviene guiarse por los consejos de un experto.
  • Las fijaciones. Mecanismo por el cual la bota se fija a la tabla de esquí. Debe permitir el equilibrio entre la unión de la bota y la tabla de esquí en todos los terrenos y ante distintos niveles de presión, así como la salida de la bota ante una torsión inesperada o previamente determinada por la fijación, con el objeto de proteger la rodilla del esquiador de una lesión. Las instalará un especialista. Para un principiante, son suficientes unas fijaciones de nivel medio-alto y no de competición, porque estas últimas agarran mejor y se sueltan con más dificultad, algo poco conveniente para un novato.
  • Los esquís o tablas. Elegir tablas es complicado. Hay tantos modelos como modalidades: slalom gigante, slalom, mixtos, travesía, extremo, etc. Un debutante debe empezar con tablas cortas y de modelo mixto. Una tabla grande, aunque más estable, es más veloz y más difícil de controlar en los giros. El tipo de tabla del esquiador avanzado o intermedio irá en función de la modalidad que prefiera. Hay esquís tipo carving o semicarving, que hacen más fáciles los giros. La punta de los segundos es más ancha que la de los primeros, además de tener diferente la parte de atrás. Al alquilar esquís, es conveniente comprobar el estado de las suelas y los cantos. El aspecto de la serigrafía es buen indicativo del grado de uso de las tablas.
  • Los bastones. Se utilizan para equilibrar el vaivén del esquiador y sirven de apoyo en los giros. La medida exacta será la que permita apoyar el palo en el suelo por el mango y sujetándolo por debajo de la arandela, de forma que el brazo quede en ángulo de noventa grados.

Para esquiar sin arruinarnos

Antes de comprar botas, tablas con fijaciones y bastones, pensemos en la opción del alquiler. Es un material caro (un equipo de calidad media puede suponer 55.000-65.000 pesetas) y hemos de sopesar si amortizaremos la inversión. Y si lo hacemos, esperemos a rebajas o a ofertas especiales. Es este un mercado muy cambiante, y los chollos abundan.


Otra alternativa:
comprar material usado, hay ofertas muy interesantes. No es difícil encontrar (en tiendas segunda mano, periódicos gratuitos e incluso en tiendas especializadas en esquí) material en buen estado al 60% de su precio original.

Para debutantes, niños y familias que esquían sólo de vez en cuando, no hay duda: el alquiler es la mejor opción. Calculemos un coste de unas 2.200 peseta/día por adulto y equipo completo, y unas 1.800 pesetas por niño. Si sólo se alquilan las botas, el coste para un adulto será de unas 1.000 pesetas/día y si se alquilan sólo las tablas con fijaciones y bastones, unas 1.700-2.000 pesetas/día.

Es más barato y cómodo alquilar en las pistas de esquí que en la ciudad, aunque en la ciudad la opción es mayor. El inconveniente: que en la estación no queden botas o esquís adaptados al usuario.

En cuanto a la ropa específica de esquí (anorak, pantalón, forro polar…) y los complementos (guantes, gafas de sol…), antes de comprarlos, pensemos si esquiar será o no cosa de una o dos veces al año. Si no vamos a esquiar con cierta frecuencia, pidamos la ropa prestada o esquiemos cuando las condiciones meteorológicas no exigen ropa muy específica.

Los viajes hasta la estación, si son en coche que lo sean compartidos con varias personas. Lo más barato, el autobús. Hay muchas ofertas en casi todas las ciudades.

Alojamiento: lo más barato son los refugios de montaña y los albergues, pero no son muy cómodos. Otra opción económica: apartamentos compartidos con varias personas. También hay hoteles o pensiones asequibles cerca de las estaciones de esquí, pero estan muy solicitados por lo que hay que darse prisa y reservar con antelación.

Llevemos de casa fiambres, galletas, fruta y bebidas, para almorzar en la propia estación. Los restaurantes y bares de la estación salen caros.

Para elegir la estación, valoremos lo lejos que queda de casa (ojo al coste del bus, o del combustible y autopistas…) y del precio del forfait. Entre una y otra estación, hay diferencias de hasta 1.700 pesetas/día.

Si vamos para dos días, recordemos fijarnos si hay descuento en el forfait al comprar un bono para dos días. Podemos ahorrar hasta 500 pesetas.

Si recurrimos a monitores, hemos de enterarnos de quién es el mejor y más didáctico y agradable. Pagarlo entre varias personas de un nivel de esquí similar, sale más barato y compensa.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones