Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Prestaciones y derechos por maternidad y paternidad : La maternidad y la paternidad también son derechos laborales

En el primer semestre de 2008 se han gestionado en nuestro país más de 180.000 permisos de maternidad y casi 140.000 de paternidad

Excedencia

Tal y como se establece en el Art. 46.3 del Estatuto de los Trabajadores, los trabajadores tienen derecho a un periodo de excedencia de un máximo de tres años para cuidar a sus hijos, tanto si son naturales como adoptados, así como en los casos de acogimiento permanente o preadoptivo, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa. La excedencia puede hacerse efectiva hasta que el menor cumpla tres años, y por tanto no debe iniciarse necesariamente a partir del nacimiento de hijo, sino que puede solicitarse en cualquier momento dentro del periodo de los tres años del menor. La ley reconoce que éste es un derecho individual de los trabajadores, hombres y mujeres, lo que significa que cualquiera de los dos progenitores puede solicitarla con independencia de la situación laboral de su pareja. En caso del nacimiento de un nuevo hijo, la necesidad de atenderlo da derecho al trabajador a solicitar un nuevo período de excedencia que pone fin al periodo que se venía disfrutando con anterioridad, más allá de la duración de la primera excedencia.

Según datos del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, durante 2007 un total de 34.826 españoles (33.335 mujeres y 1.482 hombres) hicieron un paréntesis en su vida laboral para criar a sus hijos. Las cifras totales se incrementaron un 21% entre 2005 y 2007, período en el que los hombres que optaron por ocuparse de los hijos pasaron del 3,3% al 4,3%. El acceso de la mujer a mejores empleos, junto a otros factores como la temporalidad, precariedad y diferencia salarial con respecto a los hombres, la maternidad tardía -cuando puede primar más la vida personal que la laboral- o las mejoras legales en materia de Igualdad -mantenimiento del puesto de trabajo y cómputo del tiempo como periodo cotizado- pueden influir en el aumento de solicitudes.

Reducción de la jornada laboral

Los padres y madres con hijos menores de seis años tienen la posibilidad de solicitar una reducción de la jornada laboral -entre un tercio y la mitad de ésta- para dedicarse a su cuidado. Además, la legislación laboral permite que ambos progenitores disfruten al mismo tiempo de este derecho y del permiso de lactancia. También es decisión de los padres la concreción horaria y la determinación del periodo del que van a disfrutar. Al igual que ocurre con el derecho de excedencia laboral, cualquiera de los dos progenitores puede solicitar la reducción de jornada, sin que suponga un inconveniente la situación laboral del otro progenitor. No obstante, la reducción de la jornada laboral lleva aparejada una rebaja proporcional en el salario, que afecta tanto al salario base como a los complementos salariales que figuran en la nómina del trabajador y por los que se cotice a la Seguridad social.

Trabajadores autónomos

En el caso de una familia en el que el padre o madre sea autónomo y desee cederle su baja al otro progenitor -trabajador por cuenta ajena- debe personarse en las oficinas de la Seguridad Social y realizar el trámite de “cesión de baja”, así como cumplimentar todos los papeles que allí le indiquen. Tendrán derecho a la prestación con la misma extensión y en los mismos términos y condiciones que los previstos para los trabajadores del Régimen General.

Además, las madres y los padres autónomos tienen derecho a la prestación del 100% de la base reguladora correspondiente con la misma extensión y en los mismos términos y condiciones que los previstos para los trabajadores del Régimen General. Para ello, el trabajador debe presentar ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social una declaración en el modelo oficial sobre la persona que gestione directamente el establecimiento mercantil, industrial o de otra naturaleza del que sea titular, dentro de los 15 días siguientes a la fecha del inicio del descanso.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones