Mejor los concentrados: limpian igual, cuestan lo mismo y son más cómodos