Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Taxis : Información al usuario y confort del vehículo, lo más mejorable

La satisfactoria profesionalidad de los taxistas y las notables diferencias de tarifas en las 13 ciudades, otras conclusiones importantes

Limpieza y confort del vehículo

/imgs/20050501/tema03.jpg
Superan el análisis casi 8 de cada 10 taxis, aunque las diferencias en la nota final son evidentes: mientras que la mitad obtienen valoraciones situadas entre el “muy bien” (6% de los taxis) y el “bien” (43%), un 9% de los taxis obtienen unos concluyentes “muy mal” o “mal” a limpieza y confort.

Estado de limpieza: el 15% de los vehículos se encontraron en deficiente estado de limpieza, con manchas (en especial en alfombrillas, tapicería y cristales) o falta de ventilación.

Estado de conservación: el 11% de los taxis debe mejorar su conservación: aspecto exterior del coche, suciedad, abolladuras, rayas, partes de la chapa oxidadas, etc.

Comodidad de los pasajeros: el 15% de los taxis resultaron incómodos, eran demasiado viejos, y adolecían de carencias (estrechez de las plazas posteriores, amortiguadores en mal estado, ruidos excesivos, asientos incómodos, etc.) que sugerían la necesidad de cambiar ese vehículo por otro en mejor estado de conservación.

Pago electrónico: el 10% de los taxis permite el pago con tarjeta electrónica, lo que obliga a los usuarios a llevar siempre dinero en metálico. La excepción: los taxis de Murcia (el 92% de los tomados tienen instalado algún mecanismo que permite el pago con tarjeta).

Aire acondicionado: el 5% de los taxis utilizados no disponía de aire acondicionado. Además, contaban con climatizador seis de cada diez vehículos.

Extintor a la vista del usuario: sólo en el 10% de los taxis incluidos en esta prueba el extintor se encontraba a la vista del cliente, que en caso de emergencia podría hacer uso de él. Al respecto, las normativas municipales sólo obligan a que en el taxi haya extintor pero parecen evidentes las ventajas de colocarlo en un lugar visible también para el cliente.

Ventanillas electrónicas: más de la mitad de los vehículos tomados por los técnicos de esta revista carecían de ventanillas electrónicas, lo que da una idea de la antigüedad de algunos de los coches que prestan este servicio.

GPS: sólo el 17% disponía de este sistema de posicionamiento, muy útil para orientarse. La excepción: los taxis de Vitoria (todos los usados disponen de GPS).

Prensa o revistas: en el 3% de los taxis había prensa o revistas a disposición de los pasajeros.

Mampara de separación: existía sólo en el 5% de los taxis que se cogieron para esta investigación.

Información sobre la ciudad: únicamente en el 2% de los vehículos se vieron folletos o publicaciones con información práctica de la ciudad.

Infor- mación al usuario

Este es el apartado en el que más falla el servicio de taxis de nuestras ciudades: la información hallada en el 31% de los taxis resultó del todo insuficiente. El 29% aprueba con un mediocre aceptable y el 22% consigue un bien. Merecieron buena nota sólo el 18% de los taxis: concretamente, el 13% alcanzó el muy bien y un escaso 5% de taxis logró la excelencia en este apartado.

Tarifas: esta información debe ofrecerse obligatoriamente, pero en el 55% de los taxis las tarifas no estaban expuestas y en el 9% se encontraban borrosas, se veían mal (en letra pequeña) o se encontraban colocadas en lugares poco visibles para el pasajero. Es decir, los técnicos de CONSUMER EROSKI no sabían el precio que se les cobraría (por bajada de bandera, carrera mínima…) o el coste de los distintos suplementos en el 64% de los taxis que utilizaron.

Taxímetro: debe estar colocado de forma fácilmente visible, para facilitar su lectura al pasajero, y ha de marcar clara y exactamente las cantidades a pagar. En el 12% de los vehículos no se apreciaba bien lo que marcaba el taxímetro, bien porque la palanca de cambios o la mano del taxista tapaba el aparato o bien porque tenían pegatinas o elementos que cubrían parte del mismo. En contrapartida, algunos taxis lo llevan colocado en el techo (10%), facilitando así su visión.

Número de licencia o tarjeta de identificación del conductor: en uno de cada tres taxis el número de licencia no está claramente expuesto a la vista del usuario, lo cual dificulta su identificación.

Matrícula del vehículo: el 48% de los taxis no lleva expuesta la matrícula del vehículo en su interior.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones