Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: El precio de los buenos propósitos

Cumplir los deseos formulados a fin de año acarrea un coste que a menudo sirve de excusa para justificar su fracaso. Sin embargo, siempre hay alternativas más baratas

El carné de conducir, un deseo muy caro

Sacarse el permiso de conducir es otro de los clásicos. Quienes por falta de tiempo, dinero o ganas todavía no lo tienen ven en el comienzo del año una fecha propicia para embarcarse en el reto. Aunque se desconoce el número de clases que cada uno necesitará, nadie duda de que sacarse el carné de conducir es caro. Por eso, en muchas ocasiones ni siquiera se comparan las diferentes tarifas entre autoescuelas y el futuro conductor se deja llevar y basa su elección en criterios como la proximidad del centro respecto a su casa, a su puesto de trabajo, los horarios…. Sin embargo, antes de elegir autoescuela es recomendable contrastar precios y compararlos en igualdad de condiciones. Para ello, hay que sumar todas las cantidades que deben pagarse desde el principio al final. No hay que guiarse por un único precio o tarifa como el coste de la matricula o la hora de clase práctica. Deben valorarse todas las cantidades, incluido el IVA y las tasas de tráfico.

Claro que los más perezosos y escépticos se preguntarán si las diferencias pueden ser tan abultadas entre varias autoescuelas de una misma ciudad, y si realmente merece la pena tomarse la molestia de preguntar precios antes de elegir una. Rotundamente sí. Así se constató en una investigación exclusiva de la Revista CONSUMER EROSKI que, en septiembre de 2007, analizó las tarifas de 200 autoescuelas de nuestro país.

Sacarse el carné de conducir a la primera costaba, de media, 950 euros. Además de las enormes disparidades entre ciudades- la más cara era Bilbao con 1.358 euros, y la más barata Granada donde sacarse el carnet costaba 505-, el estudio comprobó que las diferencias también se podían dar en las autoescuelas de una misma capital. La más desigual resultó ser Barcelona. Entre el establecimiento más caro y el más barato había un abismo: 953 euros. En Alicante, Córdoba, Oviedo, Sevilla, Valencia y Valladolid las diferencias rondaban los 800 euros.

Saltarse la autoescuela

Sacarse el carné de conducir es caro, pero no siempre tiene por qué ser así. Siempre es posible ahorrarse unos cuantos euros. Para empezar, la autoescuela no es un elemento omnipresente en este proceso. Aunque la tendencia habitual es gestionar cualquier trámite relacionado con la obtención de la licencia -desde exámenes a pagos de tasas y concertación de exámenes médicos- a través de ellas, se puede prescindir de este intermediario. No es una práctica muy conocida pero llevarla a cabo permite un ahorro considerable que se puede destinar a financiar parte del carné o a aumentar el número de clases prácticas. La Dirección General de Tráfico contempla la opción de acudir al examen teórico de conducir por libre, es decir, sin estar apuntado a ninguna autoescuela. De esta manera, el futuro conductor se ahorra una parte importante del importe de la matrícula que cobran la gran mayoría de centros. De media, matricularse en una autoescuela cuesta 280 euros, mientras que acudir a la prueba teórica por libre no exige ningún desembolso. El pago de las tasas en la Jefatura de Tráfico para asistir a la convocatoria (85 euros) y el informe de aptitud psicofísica (entre 30 y 40 euros) es común tanto en los exámenes por libre como en los que se preparan en autoescuela.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones