Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Educación > Extraescolar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Clases particulares: sólo una ayuda coyuntural

Conviene entenderlas como una solución temporal, que concluirá una vez se obtengan los resultados deseados

Quién es quién en el mundo de las clases particulares

Los profesores particulares suelen ser universitarios que están terminando la carrera o recién licenciados, y estudiantes de Bachillerato que quieren ganar un dinerillo. Por lo general, se desplazan hasta la vivienda del alumno, por lo que la atención es individual. Dada la escasa preparación como docentes de estos profesores, sus alumnos suelen ser estudiantes de Primaria y Secundaria (de 10 a 16 años).

Las academias cuentan con profesores que han superado una selección que determina su idoneidad para enseñar. Además, se someten periódicamente a jornadas de reciclaje con las que poder asegurar siempre su adecuada capacitación. Sus alumnos suelen ser estudiantes de bachillerato y universitarios, que asisten a clases que se componen de dos o más alumnos.

Las empresas de clases particulares surgen como figura intermediaria entre el alumno, o progenitores, y el profesor. Estas empresas ofrecen servicios de clases particulares a domicilio para todos los niveles educativos: Primaria, Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Formación Profesional, Bachillerato y Universidad. En la matrícula que hay que abonar para acceder a sus servicios -el coste de las clases se paga aparte-, se incluye una labor de apoyo y orientación pedagógica, tanto al alumno como a los padres y profesores, además de un seguimiento de su evolución.

Claves para que las clases de apoyo sean un éxito

  • La decisión de tomar un profesor particular no puede surgir de un enfado pasajero por las notas del niño.
  • Evalúe tranquilamente la conveniencia de un profesor particular para su hijo:
    • Si manifiesta un retraso notable en el aprendizaje de alguna materia.
    • Si tiene una dificultad especial para aprender y perfeccionar la lectura y escritura, debido a algún trastorno de aprendizaje como la dislexia.
    • Si observa actitudes negativas habituales hacia el estudio como la apatía, indisciplina, desorden en la realización del trabajo, etc.
    • Si presenta carencias de hábitos de trabajo o deficiencias importantes en el método de estudio.
    • Si estos problemas causan peleas en casa que desgastan la relación familiar y acaban con la paz del hogar.
  • El niño debe saber que ésta es una ayuda temporal, por un problema específico. No permita que se relaje en clase pensando que en casa se pondrá al día.
  • Para que los resultados sean los deseados es fundamental que el niño se sienta motivado y cómodo en las clases.
  • Mantenga una comunicación constante con el profesor para ir controlando los logros de su hijo.
  • Cuando las clases alcancen el objetivo deseado, vaya distanciándolas, hasta suprimirlas por completo.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones