Pagar más no equivale a comprar mejor calidad