Las baratas, una buena opción