Las aseguradoras imponen sus condiciones