La clave está en saber qué se contrata