Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Guía de compra: cereales : Cereales, variedad de sabor y diversidad de nutrientes

La adición de azúcar, sal y aceites vegetales hacen de los cereales de desayuno unos productos más sabrosos y crujientes, pero menos recomendables para un consumo diario

Propuesta de compra

Para los más pequeños

Dado el avance de la obesidad infantil que sufre occidente en general y España en particular, lo más sensato es que nuestros hijos no consuman de forma habitual aquellos cereales con cantidades altas de azúcar y sal y bajo aporte de fibra. Como se ha descrito, el cereal tipo muesli alemán es de los más saludables, así que es la opción sin duda más recomendable para los pequeños de la casa. Ahora bien, siendo realistas, otra táctica es relegar el consumo de otros cereales menos bondadosos desde el punto de vista nutricional a un único desayuno por semana. Los eternos copos de maíz de Kellogs o las bolas de maíz Honey Pops de EROSKI pueden cumplir esta misión.

  • Precio por paquete (500 g): entre 1,89 y 1,85 euros
  • Precio por kilo: entre 3,78 y 3,70 euros
  • Precio por ración (25 g): 0,09 euros

Paladares sibaritas

Para las ocasiones especiales en las que las calorías quedan en un segundo plano, lo ideal es mezclar los cereales que más nos gustan con virutas de chocolate negro, trocitos de fruta fresca, almendra caramelizada y aderezarlo con yogur griego: éxito garantizado. Los novedosos cereales Crunch de Nestlé pueden integrarse en este combinado o es posible optar por cereales que ya integran fruta como los que incluyen arándanos de EROSKI SEleQtia.

  • Precio por paquete (500 y 375 g): entre 2,89 y 2,85 euros
  • Precio por kilo: entre 5,78 y 7,60 euros
  • Precio por ración (30 g): entre 0,22 y 0,17 euros

Personas con intolerancia al gluten

Gracias a la tecnología alimentaria, hoy es posible encontrar cereales de desayuno aptos para personas con enfermedad celíaca. Aunque, de nuevo, vale la pena revisar la etiqueta para comprobar sus aportes en azúcar, sal y fibra. Dos ejemplos: los cornflakes sin gluten de Sun-Sol o los cereales de vainilla y chocolate de Esgir.

  • Precio por paquete (375 y 300 g): entre 3,49 y 1,32 euros
  • Precio por kilo: entre 9,31 y 5,28 euros
  • Precio por ración (30 g): entre 0,27 y 0,15 euros

Embarazadas

Uno de los nutrientes clave en el embarazo es el ácido fólico. Esta vitamina está presente en la inmensa mayoría de cereales de desayuno, gracias al enriquecimiento. No obstante, ya que autoridades sanitarias aconsejan a todas las embarazadas que tomen un suplemento de 400 microgramos de ácido fólico, no es necesario recurrir a los cereales para cubrir este nutriente. Por contrapartida, tomar a menudo cereales de desayuno puede hacer que la mujer gane más peso del recomendable, dado que la mayoría de estos cereales contienen una notable cantidad de azúcar. De nuevo, la recomendación en este caso pasa por decantarse por los mueslis. Los cereales de Absolut fibra y fruta de EROSKI cumplen con esta descripción.

  • Precio por paquete (375g): 2,05 euros
  • Precio por kilo: 5,17 euros
  • Precio por ración (30 g): 0,16 euros

Apuntes para el ahorro

  • Eficiencia en el armario. En demasiadas ocasiones, en lugar de comprar con la cabeza, lo hacemos con los ojos. No es raro que en el armario convivan distintas clases de un mismo producto. Y en el caso de los cereales, donde el mar de ofertas es ancho y profundo, no podía ser menos. Lo malo es que con frecuencia, abrimos los envases y no nos volvemos a acordar de ellos hasta que toca tirarlos a la basura. Unificar gustos o racionalizar la compra de este producto es el mejor consejo para no acabar desperdiciando comida y dinero.
  • Ahorros pequeños que suman. Hay que seguir una alimentación saludable y en equilibrio con nuestro organismo, pero también con nuestro bolsillo. La compra de cereales de desayuno no es ni de lejos uno de los productos para los que más presupuesto se necesita pero no por ello se encuentra exenta de buscar ciertos ahorros. Elegir las marcas blancas frente a las de fabricante es una manera de conseguirlos. Por ejemplo, el precio medio de un envase de copos de maíz (los populares cornflakes) de marca blanca es de 1,10 euros, el de fabricante alrededor del 1,90 euros. Al año, una familia de cuatro miembros (dos adultos y dos adolescentes) que desayuna asiduamente estos cereales puede llegar a consumir cerca de 44 kg, o lo que es lo mismo, cerca de 87 paquetes de 500 g. Si se eligen los de marca propia, el gasto se acerca a los 96 euros, mientras que si son de fabricante, el desembolso es de unos 165 euros. La diferencia y el ahorro posible es de 69 euros.
  • Dobles usos. En esencia, son un productos para desayunar pero como se ha mencionado antes, el uso de cereales de desayuno en la cocina combinado con buenas dosis de imaginación puede ser aún más amplio. De esta manera, es posible amortizar la inversión y sacar más rédito a la compra.
  • Sustitutos naturales y más baratos. Se podría decir que los cereales de desayuno son la versión evolucionada de las clásicas sopas de pan con las que desayunaban nuestros abuelos. Recuperar esta tradición no solo es saludable sino más económica.
  • ¡Esas manos! Conviene que un adulto eche la cantidad adecuada a los más pequeños porque, sobre todo si les gustan mucho, tienden a echarse en exceso animados por el hambre. La realidad es que en el bol quedan muchos de ellos destinados a la “p” de papelera. También hay que evitar dejar el paquete abierto a su alcance: tienden a meter las manos y comerlos directamente, de manera que se suelen caer y se desperdician una gran cantidad de ellos.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones