Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Menús escolares: analizados, durante dos semanas consecutivas, los menús diarios de 211 colegios de 18 provincias españolas: Mejora la calidad nutricional de los menús escolares, pero uno de cada tres son mediocres o malos

Un 17% de los centros visitados no incluye verduras como mínimo un día a la semana y los alumnos de uno de cada diez colegios no comen una ración de pescado de lunes a viernes

 Los niños no sólo alimentan su intelecto en el colegio. Para un millón y medio de menores el centro escolar también es su comedor diario de lunes a viernes. Por ello, es fundamental que el menú que consuman sea equilibrado y saludable, con el uso frecuente de pescado fresco, fruta, verdura, hortalizas y el abandono de precocinados o bollería. Sin embargo, uno de cada cinco no lo hacen. Así lo ha constatado CONSUMER EROSKI tras el análisis que ha realizado de 422 menús semanales de 211 colegios públicos, concertados y privados de 18 provincias de nuestro país. Aunque la calidad de los menús escolares ha registrado una evolución positiva respecto a un estudio similar elaborado en 2004, aún se arrastran carencias reseñables. Las principales: el 17% de los colegios no ofrecen verduras y hortalizas como mínimo un día a la semana y los alumnos de un 10% de los 211 colegios ni siquiera toman un plato de pescado fresco a la semana como mínimo. Sin embargo, todos los colegios de la muestra de este informe coinciden, positivamente, en la contención de la oferta en la bollería y dulces, que sólo se dispensan a los más pequeños en ocasiones muy especiales. La mejora en la calidad nutricional ha venido acompañada por un incremento en el precio medio del menú: de los 3,8 euros diarios de 2004 se ha pasado a los 4,9 euros de 2008, lo que representa un aumento del 22%, ocho puntos por encima del IPC acumulado.

Las mejores calificaciones las obtuvieron los centros estudiados en Álava, Madrid, Málaga, Sevilla y Valladolid

Se ha recabado información de colegios de Madrid, Barcelona, Asturias, Cantabria, A Coruña, Alicante, Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra, Zaragoza, Valencia, Valladolid, Murcia, Sevilla, Córdoba, Granada y Málaga. Se solicitó información a 1.100 centros. De ellos, 211 remitieron los datos requeridos (el 71% son de titularidad pública, 27% concertados y un 2% privados, una proporción similar a la del sistema escolar). Los centros escolares que no colaboraron en la elaboración de este informe apuntaron desde un primer momento falta de tiempo, otros reconocieron que no les interesaba participar en la muestra e incluso algunos señalaron que no facilitaban ese tipo de informaciones.

Entre los que sí se prestaron a participar, cada uno de ellos proporcionó dos menús semanales (primer y segundo plato y postre), con lo que se analizaron 422 menús que se sometieron a un análisis en el que se comprobó la frecuencia de consumo (recomendada por expertos) de alimentos básicos que no deben faltar en los menús: verduras, ensaladas, legumbre, pescado y fruta fresca. Asimismo, se tuvo en cuenta que no incluyesen en exceso productos precocinados (croquetas, empanadillas, salchichas...) ni postres dulces. Los requisitos mínimos que debían cumplir eran los siguientes: uso, como mínimo una vez por semana, de verdura, legumbre y pescado fresco o congelado no elaborado; limitar los precocinados y dulces a un máximo de dos veces en una misma semana y ofrecer fruta fresca, como mínimo, en dos de los días de la semana.

Por territorios, las mejores calificaciones las obtuvieron los centros estudiados en Álava, Madrid, Málaga, Sevilla y Valladolid ('muy bien'); mientras que las peores recayeron en los colegios analizados A Coruña, Córdoba y Asturias (entre un 'mal' y un 'regular'). Barcelona, Guipúzcoa, Navarra, Vizcaya, Valencia y Zaragoza se situaron en la media, no muy lejos de Alicante, Cantabria, Murcia y Granada que se movían entre el 'bien' y el 'aceptable'.

Si se comparan estas calificaciones con las recogidas en 2004, se puede comprobar que la evolución positiva de los menús en estos cuatro años ha sido generalizada. Dos datos avalan esta afirmación: hace cuatro años, la proporción de menús con una calificación de 'bien' o 'muy bien' se quedaba en un 41% y el de suspensos alcanzaba el 24%, mientras que en la actualidad el 68% de los centros analizados ofrecen un menú bueno o muy bueno y sólo un 14% no superan la prueba. La excepción: los centros estudiados en A Coruña, que, de nuevo, suspenden.

¿Cómo enseñar a comer bien a mi hijo?

 Educar a los niños a que coman de todo y a que valoren la importancia de seguir unas pautas saludables de alimentación y no atiendan sólo a las urgencias del apetito y a sus preferencias gustativas requiere de padres y madres un esfuerzo que en algunos casos puede ser descomunal. Para empezar, deben informarse de los principios de la alimentación equilibrada y saludable. Y, después, convertirse en proselitistas de estos principios. Para ello, nada mejor que predicar con el ejemplo. Los comedores escolares pueden ayudar, pero hoy por hoy mejor jugarnos la partida en casa. Es en el hogar donde los niños adquieren y aprenden los hábitos alimenticios. Estas son algunas pistas para enseñar a nuestros hijos a comer bien:

  • De 3 a 6 años
    • Que prueben y coman de todo, irles presentando la mayor variedad de alimentos posible.
    • Fomentar el desayuno y que sea completo, variado y equilibrado.
    • Este periodo es muy importante para su desarrollo, necesitan un gran aporte de energía
    • Asegurar el consumo de proteína (carne, pescado, huevos, lácteos) porque sus necesidades son mayores (proporcionalmente) que las de un adulto.
    • Evitar el abuso de dulces, bollería y refrescos.
    • Dedicar el tiempo necesario para que coman despacio y aprendan a disfrutar la comida
    • Los alimentos, ninguno, no usarlos como premio ni castigo.
  • De 7 a 12 años
    • A estas edades, los niños mantienen un crecimiento acelerado y, por ello, hay que cuidar el aporte energético de la dieta, controlando el peso de los niños y su ritmo de desarrollo.
    • Comienzan, en esta etapa, a consolidarse sus preferencias alimentarias y tendremos que procurar que sean las adecuadas. Tienen tendencia, los niños, a presionar para comer sólo lo que más les gusta y van adquiriendo cierta autonomía, que les permite comprar determinados alimentos y bebidas.
    • Insistir en que moderen el consumo de dulces, bollería. Y también en que no abusen de los alimentos muy grasos o muy salados.
  • De 13 a 16 años
    • En esta etapa se forma el cuerpo de los adolescentes y se produce el 'estirón puberal', un crecimiento muy rápido. Por este motivo, los jóvenes necesitan proveerse de gran cantidad de energía y deben aportar a su organismo proteínas en cantidad y calidad suficiente.
    • En este periodo surgen los problemas de malnutrición: por exceso, con riesgo de sobrepeso y obesidad; por defecto, con riesgo de anorexia. Los padres debe controlar cómo comen sus hijos y, en su caso, las dietas que siguen.
    • Estimularles para que lleven una vida activa y saludable, y que dediquen parte de su ocio a la práctica de algún deporte.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto