Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Los precios como indicadores

LOS YOGURES Y OTRAS LECHES FERMENTADAS SIEMPRE HAN SIDO VISTOS CON BUENOS OJOS POR SU FAMA DE SALUDABLES. EN GENERAL LO SON, PERO CONVIENE PONER ATENCIÓN: HAY EXCEPCIONES. ¿LA CLAVE? ELEGIR PRODUCTOS ELABORADOS SIMPLEMENTE A BASE DE LECHE Y FERMENTOS, DONDE TAMBIÉN TIENEN CABIDA OTROS INGREDIENTES SALUDABLES COMO FRUTOS SECOS O SEMILLAS. AQUÍ VAN ALGUNAS PISTAS DE INTERPRETACIÓN DEL ETIQUETADO.

Los precios como indicadores

El yogur sigue siendo el rey de las leches fermentadas. Según datos del Ministerio de Agricultura, en el año 2018 el consumo de este producto supuso el 68% del total, muy por encima de la leche fermentada con bífidobacterias, con un 19% (un 5% menos que el año anterior) y del resto de leches fermentadas (entre las que se encuentra el kéfir), con un 21% sobre el total (un 1% más que el año anterior). En conjunto, cada persona consumió 14,6 kg de leche fermentada en el año 2018, lo que supuso el 2,14% del presupuesto de la compra de alimentación y bebidas. Esto implica un gasto por persona de 32€ en leches fermentadas. Con este dato tan específico en mente podemos tener una idea clara de la influencia que puede tener el precio de la leche fermentada en función de la elección que hagamos.

Si nos fijamos en los productos que hemos analizado en esta guía y hacemos cálculos considerando el consumo medio en 2018, podremos ver que el gasto puede variar entre 16€, si adquirimos un producto como el yogur Eroski natural (0,11€/100 g) y 144,5€, si elegimos Danone Activia mix&go (0,99€/100 g), lo que supondría una diferencia de 128,5€ en un año. Si consideramos el formato en el que adquirimos el producto, también podríamos ahorrar dinero. Por ejemplo, si optáramos por el pack de cuatro yogures de Danone natural, gastaríamos 33,6€ en un año, mientras que, si eligiéramos el pack de ocho, el gasto sería de 29,2€, es decir, ahorraríamos 4,4€ en un año.

Entre los productos analizados, las opciones más asequibles en todas las categorías son las de marca Eroski, con precios en todos los casos de aproximadamente 0,12€/100 g, salvo para la versión sin lactosa, que es de 0,26€/100 g. Los que tienen precios más altos son: Danone Activia mix&go (0,99€/100 g), Goshua (0,86€/100 g) y Casa Grande de Xanceda (0,66€/100 g). En el caso de Activia el motivo seguramente tiene mucho que ver con el envase, ya que el producto presenta dos vasitos de plástico (uno para el yogur y otro para los arándanos y las semillas de calabaza) junto con una cucharilla de plástico.

Puede resultar práctico en ciertas situaciones (los ingredientes no se reblandecen y el cubierto permite consumir el producto en cualquier parte), pero además de encarecer el producto, resulta poco respetuoso con el medio ambiente. En los otros dos casos, el elevado precio responde probablemente a la forma de elaboración (a pequeña escala), y en el primer caso además al envase, que es de vidrio. Si consideramos las categorías analizadas, los productos de precios más elevados son los que no tienen lactosa, lo que puede explicarse por el coste del proceso necesario para hidrolizar este azúcar.

Conclusiones

Entre las leches fermentadas que suelen ser promocionadas y percibidas como saludables podemos encontrar diferentes tipos, como kéfir, yogures y leches fermentadas con bífidobacterias. A menudo la variedad es tan amplia que puede resultar complicado hacer una elección acertada. Para ello deberíamos optar por productos elaborados a base de ingredientes saludables, tratando de evitar en lo posible los que contienen otros poco recomendables, como azúcares añadidos. También sería conveniente no elegir los que contienen edulcorantes (su intenso sabor puede habituarnos al dulce, lo que podría llevarnos a una dieta más insana), ni los que carecen de grasa (al saciarnos menos podríamos comer más cantidad). Así, desde el punto de vista nutricional, son buenas opciones los productos elaborados a base de leche y fermentos, sin nada más, como el kéfir o el yogur natural (sin lactosa en el caso de personas intolerantes).

También serían buena elección los que contienen otros ingredientes saludables, como cereales, frutos secos, semillas, etc., si no fuera porque todos ellos tienen edulcorantes. Por otra parte, también hay que tener en cuenta los aspectos relacionados con las características tecnológicas y sensoriales. En este sentido, los yogures sin productos derivados del fraccionamiento de la leche se consideran de mayor categoría comercial. Por eso, las mejores opciones serían Mahala y Lacturale Lactuyogur, que además tienen precios asequibles (0,35€/100 g y 0,29€/100 g, respectivamente), sobre todo considerando que son producidos a pequeña escala. En lo que respecta a yogures de tipo “industrial” son buenas opciones Eroski natural, Eroski biactive natural, que son los de precio más bajo (0,11€/100g y 0,12€/100g). En cuanto al kéfir, todas son buenas opciones, pero la mejor, considerando el precio, es Margui (0,23€/100 g). Entre los yogures sin lactosa, la mejor opción sería Kaiku, sin azúcares añadidos y de precio asequible (0,36€/100 g).

¿Cuánto gasta una familia al año en yogures?

  • Eroski basic: 61,78€*
  • Eroski biactive: 72,27€
  • Danone: 107,24€
  • Central Lechera Asturiana: 113,65€
  • Lactuyogur: 169,01€
  • Mahala: 203,98€
  • Danone Activia: 220,30€
  • La Lechera: 233,12€
  • Casa Grande de Xanceda: 382,32€
  • Goshua: 498,39€

*Hogar con cuatro personas. Gasto al año con un consumo medio de estos productos (14,57 kg al año por persona). Precios al cierre de la edición.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones