Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Yogures: cuantos menos añadidos, mejor

LOS YOGURES Y OTRAS LECHES FERMENTADAS SIEMPRE HAN SIDO VISTOS CON BUENOS OJOS POR SU FAMA DE SALUDABLES. EN GENERAL LO SON, PERO CONVIENE PONER ATENCIÓN: HAY EXCEPCIONES. ¿LA CLAVE? ELEGIR PRODUCTOS ELABORADOS SIMPLEMENTE A BASE DE LECHE Y FERMENTOS, DONDE TAMBIÉN TIENEN CABIDA OTROS INGREDIENTES SALUDABLES COMO FRUTOS SECOS O SEMILLAS. AQUÍ VAN ALGUNAS PISTAS DE INTERPRETACIÓN DEL ETIQUETADO.

La grasa no debería preocuparnos

Entre los lácteos enteros analizados, la proporción de grasa está en torno al 3%, destacando Goshua, que contiene nata (en el etiquetado se señala que es elaborado al estilo griego), y Casa Grande de Xanceda, con unas proporciones del 5,3% y del 5%, respectivamente. Deberíamos tenerlo en cuenta sobre todo por el aporte calórico que puede suponer (que, en cualquier caso, no es muy alto), pero no tanto por las implicaciones de la grasa en la salud. Y es que todavía está muy extendida la idea de que las grasas son perjudiciales, especialmente las saturadas, pero hay que aclarar que no todas son iguales, incluso aunque sean saturadas.

De hecho, cada vez hay más evidencias científicas que apuntan que los lácteos enteros son preferibles sobre los desnatados. Teniendo esto en cuenta sería más recomendable elegir yogures enteros (que según la legislación deben tener un mínimo del 2% de materia grasa) antes que desnatados (con un contenido de grasa igual o inferior al 0,5%), a pesar de que estos últimos son percibidos y publicitados como más saludables (el diseño mostrado en el envase de Danone Vitalinea, basado en el dibujo de un corazón, puede servir como ejemplo de ello). De entre los productos analizados, los que no contienen grasa destacan su ausencia en el envase: Pastoret desnatado con Stevia, Danone Vitalinea, Central Lechera Asturiana natural 0%m.g., Danone Activia natural 0% m.g., Danone Activia con muesli, Danone Activia sin lactosa 0% m.g., Danone Activia con chía y almendras, Nestlé Sveltesse light, Eroski con cereales, Eroski basic natural con edulcorantes y Eroski biactive desnatado natural.

En el envase de Danone Activia con chía y almendras se destaca el contenido de grasa (0,8%) mostrando un tamaño mucho mayor para el cero que para el ocho, lo que podría llevar a error al consumidor haciéndole pensar que el producto carece de grasa, cuando en realidad contiene casi un 1%. No es en la cantidad donde reside la importancia de este asunto (el valor es casi insignificante) sino en la argucia puesta en práctica. Eliminar el contenido de grasa en un yogur tiene consecuencias negativas sobre la textura (el producto resulta menos firme y menos cremoso), así que para tratar de solucionarlo a veces es necesario utilizar gelificantes y espesantes (por ejemplo, oligofructosa, como en Danone Activia con muesli, o gelatina, como en Eroski biactive desnatado natural).

Esto no tiene repercusiones sobre la salud, pero puede hacer que las características del producto resulten poco apetecibles (texturas desagradables y sabores extraños). Además, al retirar la grasa el producto resulta menos saciante y más insípido, lo que quizá haga que comamos más cantidad o que añadamos ingredientes que pueden no ser saludables (por ejemplo, cereales azucarados).

Saludables, pero ni mágicos ni imprescindibles

Las leches fermentadas por lo general son saludables (siempre que no contengan ingredientes poco recomendables, como por ejemplo azúcares añadidos): aportan nutrientes interesantes, como proteínas, vitaminas, calcio y otros minerales. Sin embargo, no son alimentos imprescindibles, como tampoco lo es ningún otro, ya que podemos obtener esos nutrientes de otras fuentes. Por eso debemos interpretar las promociones como la de “3 lácteos al día” que se muestran en algunos de los productos analizados (por ejemplo, en La Lechera o en La Central Lechera Asturiana) como una recomendación, no como una necesidad. En las promociones también se suelen hacer insinuaciones acerca de los supuestos beneficios de los fermentos que están presentes en este tipo de productos, pero no hay evidencias científicas suficientes para poder respaldar la mayoría de ellas. Por eso, la legislación solo permite alegar que ayudan a la digestión de la lactosa. Afirmaciones del tipo “fuente de salud”, como se muestra en el kéfir de Nestlé o “ayuda a tu bienestar digestivo”, como se indica en Danone Activia natural 0%, no están referidas a esos microorganismos, ni al producto en su conjunto, como puede parecer, sino a algunos de los compuestos que forman parte del mismo, como el calcio y los cloruros, respectivamente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones