Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Yogures: cuantos menos añadidos, mejor

LOS YOGURES Y OTRAS LECHES FERMENTADAS SIEMPRE HAN SIDO VISTOS CON BUENOS OJOS POR SU FAMA DE SALUDABLES. EN GENERAL LO SON, PERO CONVIENE PONER ATENCIÓN: HAY EXCEPCIONES. ¿LA CLAVE? ELEGIR PRODUCTOS ELABORADOS SIMPLEMENTE A BASE DE LECHE Y FERMENTOS, DONDE TAMBIÉN TIENEN CABIDA OTROS INGREDIENTES SALUDABLES COMO FRUTOS SECOS O SEMILLAS. AQUÍ VAN ALGUNAS PISTAS DE INTERPRETACIÓN DEL ETIQUETADO.

En apenas dos o tres décadas la variedad de productos a base de leche fermentada que podemos encontrar en el supermercado ha aumentado de forma muy significativa. Donde antes había casi exclusivamente yogur natural y yogur de sabores, ahora hay infinidad de lácteos fermentados: con azúcares añadidos, con edulcorantes, sin grasa, sin lactosa, con diferentes ingredientes (fruta, cereales, frutos secos…) y un largo etcétera. La oferta es tan amplia que puede resultar muy difícil hacer una elección acertada.

No todo es yogur

Todos estos productos de los que hablamos tienen algo en común: se elaboran a base de leche, con la participación de microorganismos que realizan procesos de fermentación. Eso no significa que todos ellos sean yogures. Desde el punto de vista legal, la denominación “yogur” solo puede utilizarse para los productos de leche coagulada obtenidos a partir de leche o nata por fermentación láctica mediante la acción de dos determinadas variedades de bacterias (Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus y Streptococcus thermophilus). Estos microorganismos deben ser viables (es decir, que estén vivos y sean capaces de reproducirse) y estar presentes en el producto terminado en una cantidad mínima (concretamente 107 unidades formadoras de colonias por gramo o mililitro). Es decir, si no se cumplen estas condiciones, el producto no se puede vender con ese nombre.

Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando en la elaboración participan otros microorganismos diferentes, como las bífidobacterias (que encontramos en los productos de Danone Activia o Eroski Biactive) o como el conjunto de levaduras y bacterias lácticas que interviene en la elaboración de kéfir. En estos casos la denominación de venta no está definida explícitamente en la legislación, así que lo que se indica en el etiquetado es una descripción del producto (por ejemplo, “leche fermentada con bífidobacterias” o “leche fermentada con gránulos de kéfir”, respectivamente). Así pues, antes de adquirir estos productos conviene observar la denominación legal de venta que se muestra en el etiquetado para saber de cuál se trata. No porque unos sean necesariamente mejores o peores que otros, sino porque estamos ante productos diferentes y, por tanto, con características diferentes (sabor, textura, aroma…).

Análisis

Para elaborar esta guía se analizaron varios productos elaborados a base de leche fermentada, pertenecientes a marcas líderes en el sector: kéfir (Nestlé, Kaiku sin lactosa, Margui, Pastoret), yogures naturales y leche fermentada con bífidobacterias natural (Danone, Central Lechera Asturiana, La Lechera, Goshua con un toque de azúcar, Lacturale Lactuyogur, Mahala, Casa Grande de Xanceda cremoso ecológico, Danone Activia, Eroski Basic y Eroski Biactive); yogures sin grasa o con edulcorantes y otras leches fermentadas con bífidobacterias de características similares (Pastoret natural desnatado con Stevia, Danone Vitalinea natural edulcorado, Central Lechera Asturiana 0% materia grasa, Danone Activia natural 0% m.g., Eroski Basic natural con edulcorantes, Eroski Biactive desnatado natural); yogures con cereales o semillas y leches fermentadas con bífidobacterias con cereales y semillas (Danone Activia con muesli, Danone Activia con chía y almendras, Danone Activia mix&go con arándanos y semillas de calabaza, Nestlé Sveltesse light duo con muesli y frutos secos, Eroski Biactive con muesli y Eroski Biactive con arándanos y lino), yogures sin lactosa y leches fermentadas con bífidobacterias sin lactosa (Kaiku sin azúcar, Danone Activia 0% materia grasa, Eroski natural).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones