Tres de ocho no son “virgen extra”: fallaron en la cata