Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Patés : Patés: sal, grasas y calorías para untar

De hígado de cerdo, de jamón, de pollo, de atún… La variedad de patés es cada vez mayor. es positivo para satisfacer nuestros gustos, pero complica la decisión de compra. ¿En qué debemos fijarnos para elegir bien?

Los patés son habituales en tostas y canapés para consumir como aperitivo o entre horas, pero sin duda, alcanzan su mayor protagonismo en almuerzos y meriendas infantiles, en los que forman parte de sándwiches y bocadillos. Hace unas décadas, la oferta era muy escasa y se reducía prácticamente a los patés de hígado de cerdo. Con el tiempo, el número de variedades se fue ampliando con la incorporación de otros ingredientes, como hierbas aromáticas y especias (por ejemplo, patés de hígado de cerdo a la pimienta o a las finas hierbas).

Poco a poco, la oferta ha ido aumentando todavía más, hasta el punto de que hoy podemos encontrar en el mercado infinidad de patés y cremas untables de todo tipo: de hígado de cerdo, de jamón, de atún, de anchoa, de pollo… Esto amplía el abanico para elegir, lo cual es positivo para satisfacer nuestros gustos, pero por otra parte hace que tomar decisiones a la hora de la compra se complique un poco más.

¿De qué están hechos?

En productos como estos, en los que no podemos distinguir a simple vista los ingredientes que los forman, es especialmente importante leer las etiquetas. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de dejarnos llevar por los reclamos que se muestran en el envase (imágenes, marcas comerciales, alegaciones nutricionales…) y pensar que el producto tiene unas características que en realidad no posee. Por eso es importante consultar la lista de ingredientes que aparece en la etiqueta.

Algunos productos no son lo que pueden parecer en un primer momento. Por ejemplo, el paté ibérico de La Piara no está compuesto principalmente por jamón, tal y como podría interpretarse a partir de los reclamos que aparecen en su envase: la imagen de unas lonchas de este alimento y la palabra “ibérico”. Si nos fijamos en el etiquetado, y más concretamente en la denominación de venta, que se muestra delante de la lista de ingredientes, veremos que en realidad no se trata de un paté de jamón ibérico, sino de hígado de cerdo ibérico. Si continuamos leyendo, veremos que los ingredientes que aparecen en primer lugar, es decir, los mayoritarios, son tocino y agua, seguidos de hígado de cerdo ibérico (21%). De hecho, el jamón está presente en una proporción de tan solo el 10% y ni siquiera se indica que sea ibérico.

En los otros tres patés de hígado de cerdo ocurre algo parecido, ya que su ingrediente mayoritario no es el hígado, sino el tocino. Por ejemplo, en el producto que más hígado de cerdo contiene, Tapa Negra La Piara, este ingrediente solo representa el 27% y el componente mayoritario es la carne de cerdo.

Sin duda, el producto más llamativo en este sentido es la Crema de anchoa La Piara, cuyos ingredientes principales son agua, fécula de patata y de tapioca y leche, que juntos suman un 51% del producto, mientras que las anchoas están presentes en una proporción de tan solo el 17%, a pesar del nombre que recibe el producto y de que en su envase se muestra una imagen de este pescado.

En el resto de los productos, el nombre comercial sí coincide con el ingrediente mayoritario. Eso significa que, además de mostrar una información más fiel a la realidad, tienen una mayor calidad comercial, en el sentido de que la proporción de su ingrediente más característico es notable.

Se trata de la Crema de pavo La Piara, con un 54% de pavo; Paté de atún Casa Tarradellas, con un 50% de atún; Paté de jamón Casa Tarradellas, que contiene un 45% de jamón; Paté de atún Eroski, con un 45% de atún, y Paté de Pollo Casa Tarradellas, con un 40% de pollo. El Paté de atún Eroski llama especialmente la atención para bien, porque es el único de todos los analizados que muestra claramente en la parte frontal de su envase la proporción de atún que contiene.

Análisis

Para realizar esta guía de compra se seleccionaron diferentes patés elaborados por marcas líderes en el mercado, en las que se analizó:

  • Puntuación Nutri-Score. La valoración viene muy determinada por la cantidad de sal y de grasas.
  • Los ingredientes. Revisamos la cantidad del ingrediente principal para conocer la calidad comercial del producto.
  • La información comercial. Analizamos si aporta información de valor o si esta puede resultar confusa o llevar a engaño al consumidor.
  • Precio. No fue un criterio para evaluar la calidad del producto, pero la calidad/precio se ha tenido en cuenta para las posiciones del ranking.
  • El etiquetado. Se examinó si cumple con la legislación vigente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones