Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Ocho consejos para reformar con seguridad

SI ESTÁS PLANIFICANDO LA REFORMA DE TU HOGAR, CONOCER LOS PASOS QUE HAY QUE SEGUIR ANTES, DURANTE Y DESPUÉS SERÁ DE GRAN AYUDA PARA EVITAR QUE SE CONVIERTA EN TODA UNA PESADILLA. PAGOS EN NEGRO, AUSENCIA DE PRESUPUESTOS, PERDER EL DERECHO A POSIBLES AYUDAS DISPONIBLES... DESCUBRE CÓMO EVITAR ALGUNOS ERRORES QUE PUEDEN SALIR MUY CAROS Y DISFRUTA DE TUS OBRAS CON TODA TRANQUILIDAD.

Ocho consejos para reformar con seguridad

1. Buscar profesionales de experiencia contrastada, especialmente en el tipo de obra que te interesa. Es importante valorar la pertenencia a asociaciones profesionales y comprobar que tienen referencias y que cuentan con seguro de responsabilidad civil.

2. Avisar a tus vecinos, y comprobar en los estatutos de la comunidad, antes de comenzar la obra, si es necesario pedir el permiso a los vecinos. Si la reforma afecta a la estructura del edificio (muros de carga, vigas, cubierta…), necesitarás el voto a favor de todos ellos.

3. Tener presentes criterios de eficiencia energética, cuidar los aislamientos y recurrir a la tecnología led: estas bombillas suponen un ahorro de más del 80% con respecto a las tradicionales y duran hasta 50.000 horas (frente a las 2.000 de las halógenas o las 10.000 de las de bajo consumo).

4. Conseguir todos los permisos que sean necesarios. La mayoría de ellos son sencillos de tramitar, y el propio arquitecto o decorador puede realizar las gestiones precisas. Suelen obtenerse a través del ayuntamiento, donde además podrás solicitar toda la información que necesites.

5. Establecer plazos de ejecución por escrito. Una vez elegido un presupuesto, es importante añadir la fecha de finalización como anexo al contrato de obras, de manera que, si se sobrepasa, el contratista deba abonar una penalización: la ley solo marca que se puede retener un máximo del 10% por algún defecto de terminación. Son las partes las que tienen que determinar en el contrato qué otras penalizaciones acuerdan, por ejemplo, el coste de “realojo” si supone que hay que abandonar la vivienda durante la obra. Por supuesto, debe ir firmado por ambos.

6. Si te piden un adelanto, conviene que este no supere el 30 o el 40% del presupuesto; según se vayan cumpliendo fases, se podrán ir haciendo otros pagos. Depende de la magnitud de la obra y la confianza entre las partes.

7. Averiguar si se pueden pedir ayudas públicas. El Ministerio de Fomento y las comunidades autónomas otorgan subvenciones que pueden llegar a cubrir el 40% del total de la reforma en el caso de obras que eliminen barreras arquitectónicas, promuevan la eficiencia energética (como la instalación de nuevos sistemas de calefacción y refrigeración) o mejoren el aislamiento acústico o térmico, entre otros aspectos.

8. Solicitar varios presupuestos diferentes. Para asegurarte de que los trabajos incluidos son los mismos en todos los presupuestos y poder comparar, conviene que se basen en un proyecto de obra previo.

Fuente: ANERR, OCU y elaboración propia.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones