Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Zumos: una tentación (muy) dulce

EN LA SECCIÓN DE ZUMOS DEL SUPERMERCADO ENCONTRAMOS MUCHOS PRODUCTOS ELABORADOS A PARTIR DE FRUTA. EN APARIENCIA SON SIMILARES, PERO PUEDE HABER GRANDES DIFERENCIAS ENTRE ELLOS. POR ESO CONVIENE ELEGIR BIEN.

Tomar zumo es un hábito arraigado en muchos hogares. Para hacernos una idea, el estudio ANIBES 2019 de la Fundación Española de Nutrición estima que un 31,2% de la población española consume algún tipo de zumo, destacando sobre todo los niños y los adolescentes, que ingieren más cantidad que las personas adultas. En cuanto a sabores, los preferidos son los de naranja (34%), seguidos de los de piña (19,2%) y los de melocotón (18,8%). Pero, ¿sabemos distinguir sus características a la hora de comprarlos? Lo cierto es que, a primera vista, todos los envases de bebidas elaboradas a partir de frutas parecen muy similares, así que, ¿en qué debemos fijarnos para saber lo que compramos?

Tres aspectos deberían centrar nuestra atención:

  1. La denominación del producto, que es la categoría legal a la que pertenecen y que normalmente se especifica junto al listado de ingredientes (por ejemplo, “zumo de frutas” o “zumo a partir de concentrado”).
  2. El listado de ingredientes, que es la relación de ingredientes del producto, enumerados en orden decreciente según su proporción (por ejemplo, “naranjas exprimidas” o “puré de melocotón, agua y azúcar”).
  3. La información nutricional, que da a conocer el aporte de energía y nutrientes por cada 100 ml de producto.

No todo es zumo

Si nos fijamos en la denominación del producto podremos comprobar que existen diferentes categorías, según establece la legislación.

  • Zumo de frutas. Es el producto que se obtiene a partir de las partes comestibles de las frutas mediante métodos físicos (triturado, prensado, molido…). Es decir, no debe contener trozos como pepitas, semillas o piel, pero sí se pueden reincorporar la pulpa y los aromas que procedan de la misma fruta. Se suele vender bajo la denominación “zumo exprimido”. Ejemplo de ello es el zumo de naranja Seleqtia Eroski.
  • Zumo de frutas a partir de concentrado. Se obtiene al reconstituir con agua zumo de frutas concentrado (este se elabora eliminando parte del agua de un zumo de frutas mediante métodos físicos, normalmente por calentamiento). Existen límites legales que impiden que se añada demasiada agua y que, por tanto, aseguran que la composición resulte similar a la del zumo de partida. Como en el caso anterior, también se pueden reincorporar aromas y pulpa procedentes de la propia fruta. Un ejemplo de ello es el zumo de tomate Granini.
  • Néctar de frutas. Se puede obtener a partir de varios productos, como zumo exprimido, zumo concentrado, zumo elaborado a partir de concentrado, puré de frutas (la parte comestible de las frutas, peladas o enteras, que ha sido tamizada, triturada o desmenuzada) o puré de frutas concentrado (cuando a este puré se le elimina una parte del agua), a los que se añade agua y se pueden incorporar azúcares, edulcorantes y aromas de la propia fruta, así como aditivos autorizados (por ejemplo, antioxidantes). Además, debe tener un contenido mínimo de fruta (por ejemplo, en el caso de la naranja o el melocotón, el contenido debe ser de, al menos, el 50%). Es el caso del néctar de melocotón Sannia Eroski.
  • Bebidas refrescantes y otras bebidas a base de frutas. Al igual que los néctares, también se elaboran a partir de diferentes productos, como zumo exprimido o puré de frutas, a los que se añaden agua y otros compuestos como azúcares, edulcorantes o aditivos. La diferencia es que, en este caso, no existen restricciones para el contenido de fruta presente y se permite el uso de otros aditivos diferentes (por ejemplo, determinados colorantes), así como de otros ingredientes. Ejemplos de ello son la bebida Zü Premium de naranja, que tiene miel y jalea real, y la bebida Zü Premium de kiwi-lima, que contiene como colorante sal cúprica de clorofila.

Análisis

Para elaborar esta guía se analizó el etiquetado de 25 productos fabricados por marcas líderes del mercado: zumo exprimido (refrigerado: Naranja con pulpa, de Zumosol; naranja de La Huerta Don Simón; naranja sin pulpa de Zü Premium; naranja y granada mediterránea, ambos de Eroski; sin refrigerar: naranja sin pulpa y naranja con pulpa, de Don Simón; naranja sin pulpa y naranja ecológico, de Zü Premium; tomate y naranja, de Seleqtia Eroski); zumo elaborado a partir de concentrado (tomate y piña-manzana-uva, de Don Simón; naranja y tomate, de Granini), néctar (multifrutas, de Zü Premium; pomelo rosa, de Granini; melocotón, de Sannia Eroski) y bebidas a base de zumo (kiwi-lima; naranja sin azúcares añadidos; naranja con miel y jalea real, de Zü Premium; Disfruta naranja, de Juver; Disfruta naranja, de Don Simón; naranja y Sannia naranja sin azúcares añadidos, de Eroski).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones