Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Obras en casa… sin sorpresas

SI ESTÁS PLANIFICANDO LA REFORMA DE TU HOGAR, CONOCER LOS PASOS QUE HAY QUE SEGUIR ANTES, DURANTE Y DESPUÉS SERÁ DE GRAN AYUDA PARA EVITAR QUE SE CONVIERTA EN TODA UNA PESADILLA. PAGOS EN NEGRO, AUSENCIA DE PRESUPUESTOS, PERDER EL DERECHO A POSIBLES AYUDAS DISPONIBLES... DESCUBRE CÓMO EVITAR ALGUNOS ERRORES QUE PUEDEN SALIR MUY CAROS Y DISFRUTA DE TUS OBRAS CON TODA TRANQUILIDAD.

Ya sea porque hemos adquirido una vivienda en mal estado que necesita una reforma integral, o porque hemos optado por reformar nuestra residencia habitual, conocer los derechos y deberes que tenemos como consumidores puede ayudarnos a evitar no pocos malos tragos. No en vano, para cuando acabe el año, más de 1,6 millones de hogares españoles habrán realizado reformas, según datos de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac). Son intervenciones que sirven, además, para incrementar el valor del inmueble, lo que puede repercutir en un aumento del alquiler de hasta el 30%, y de hasta el 20% en caso de venta.

Hacer las cosas bien nos protegerá ante cualquier eventualidad: contar con un presupuesto de obra, especificar los plazos de entrega, conocer la calidad de los materiales y rechazar prácticas aún presentes como el pago de una parte de la obra (o de toda ella) en negro, algo que, además, es ilegal. Entre las buenas prácticas a la hora de adquirir los servicios de un contratista, se pueden considerar los años de antigüedad y la experiencia en obras similares, la adhesión a asociaciones profesionales del sector o sellos de calidad como el certificado ISO 9001 (que garantiza los aspectos organizativos de la empresa, redundando en una mejor calidad de producto para el consumidor) o la norma ISO 14001, respecto al impacto medioambiental y los requisitos de seguridad y salud.

Un dato fundamental es que los contratos (o presupuestos) que no estén firmados por ambas partes carecen de validez legal, y los acuerdos verbales no garantizan nada desde un punto de vista legal. Según Miriam García, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (ANERR), “lo adecuado es solicitar a un profesional, arquitecto o perito” que nos haga un proyecto de reforma y, sobre eso, pedir los presupuestos de forma eficaz. Si no, cada uno nos presupuestará cosas diferentes y será complicado comparar”. El coste de los servicios de elaboración del proyecto y del presupuesto, argumenta, puede ser moderado (entre 300 y 800 euros, según el proyecto y el profesional), y si tenemos dudas, podemos consultar con su Servicio de Información de Rehabilitación Eficiente (anerr.es/sire), de manera gratuita.

Proyecto y presupuesto.

Toda obra de reforma ha de incluir tanto un presupuesto previo (o, en su defecto, una orden de trabajo) como una factura posterior. La validez del primero vendrá refrendada por la firma del consumidor, que conservará una de las dos copias (la otra será para la empresa suministradora de los servicios). Si se acepta el presupuesto –que puede servir como un contrato de obra–, la empresa deberá conservarlo durante un plazo no inferior a un año desde el vencimiento de la garantía (de dos años sobre la mano de obra, aunque algunos productos y servicios tienen una superior).
Si, por el contrario, el presupuesto no se aceptase, la empresa podría cobrar su elaboración siempre y cuando hubiera constancia documental de que se había informado al usuario con anterioridad de la obligación de su pago. Y si se renuncia al presupuesto, la orden de trabajo (que autoriza la reforma) debe incluir la frase “Renuncio al presupuesto previo y autorizo la reparación”, escrita y firmada por el usuario.

En el caso de producirse averías o detectarse defectos durante el desarrollo de la reforma o con posterioridad a la elaboración del presupuesto, estas han de presentarse al cliente por escrito y por duplicado, indicando la causa y el coste adicional. Cualquier variación que pueda producirse ha de contar con la conformidad del consumidor por escrito y, si se realizan pagos por adelantado, han de estar documentados y efectuarse al inicio de la obra. Debemos tener en cuenta que, si se trata de la compra de una vivienda en mal estado que requiere una reforma integral, resulta fundamental documentar el estado de la vivienda antes y después de la reforma, ya que esta puede afectar al valor catastral de la misma (si aumenta la superficie construida) y a los impuestos que deben pagarse, como el IBI.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto