Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Objetivo: limitar la comida ‘basura’

PIZZAS, ‘BURGERS’, ‘NUGGETS’... LA ESCALADA DE LA OBESIDAD Y SU VÍNCULO CON EL CONSUMO DE PRODUCTOS DE BAJA CALIDAD PONE A LA ALIMENTACIÓN EN EL CENTRO DE POLÍTICAS PÚBLICAS QUE BUSCAN REDUCIR EL CONSUMO DE ULTRAPROCESADOS Y AUMENTAR EL DE LOS FRESCOS Y SALUDABLES.

En España, el 60,9% de la población de entre los 25 y los 64 años sufre sobrepeso u obesidad, según la Encuesta Nutricional de la Población Española (ENPE) de la Fundación Eroski. Los sanitarios apuntan a las dietas no equilibradas, formadas por alimentos ricos en sal y en azúcares libres, como responsables de la mayor parte de las patologías no transmisibles, como la obesidad, la diabetes, enfermedades cardiovasculares y varios tipos de cáncer. La comodidad y las prisas del día a día fomentan el consumo de platos fáciles. Según el Informe de Consumo Alimentario en España 2018, el plato que más se repite en todas las comidas y cenas caseras es la ensalada verde (buena noticia), pero seguida de cerca por la pizza. Otro dato: la venta de hamburguesas en bares y restaurantes creció un 14 % en ese año, hasta superar los 550 millones de unidades, según la consultora NPD. Una media de casi 12 unidades por boca. 

Este patrón de consumo tiene ya unos años. Hay que buscarla en tendencia surgida en Occidente después de la II Guerra Mundial, cuando la tecnología de la alimentación empezó a imponerse sobre recetarios populares y productos frescos, desarrollando comestibles muy baratos a gran escala. Fue el inicio del esplendor de la industria alimentaria y de la explosión de una constelación de productos que no se cocinan, sino que se calientan, se desprecintan o se vierten, todos ellos presentes hoy en establecimientos, despensas, frigoríficos y máquinas de vending. 

Los más vulnerables

El aumento de la obesidad infantil supone uno de los desafíos más complejos en salud pública. En el caso de España, el 35% de los menores entre ocho y 16 años tienen exceso de peso; de ellos, un 20,7% sufre sobrepeso y un 14,2% obesidad, según datos de Unicef. Los investigadores achacan estas cifras al protagonismo de los productos de bajo perfil nutricional en las dietas infantiles. Las bebidas azucaradas, entre las tipologías más consumidas, guardan una relación más directa con el aumento de peso. La especialista del Centro de Investigación Biomédica en Red (CiberOBN) Nancy Babio encuentra en los bajos precios, la accesibilidad y la publicidad orientada a público infantil y juvenil –objeto de crítica por la OMS–, las razones de la expansión de estos productos, convirtiendo a estos tramos de edad en los más expuestos a este patrón. Pero los padres no son ajenos al hábito. 

El término adecuado

Conceptos como “comida basura”, “comida chatarra”, “junk food” o “ultraprocesado” definen lo mismo. El problema está en el consenso en la nomenclatura. Todos ellos refieren a alimentos de escaso valor nutricional cuyo consumo está asociado al desarrollo de enfermedades no transmisibles. Para Nancy Babio, “en la actualidad existe una imprecisión legal y científica con estos términos. Aún hace falta una definición específica para diseñar adecuadamente políticas públicas”.

Así las cosas, las investigaciones en nutrición se apoyan en el Reglamento europeo 852/2004, que distingue entre transformación, productos transformados y sin transformar, y en el sistema de recogida de datos Foodex 2, desarrollado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) con datos de consumo de diferentes países, pretende la evaluación de riesgos y estudios nutricionales.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones