Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Patatas fritas: la tercera parte es aceite

NO TODAS LAS REINAS DEL APERITIVO SON IGUALES. CONVIENE CONOCER ALGUNOS ASPECTOS CLAVE DE LAS PATATAS FRITAS PARA HACER UNA BUENA ELECCIÓN Y DISFRUTAR MÁS DEL PARTIDO, DE LA PELÍCULA O DE UN SIMPLE ‘PICA-PICA’.

Antes de adquirir un producto de este tipo conviene saber lo que estamos comprando: a veces su apariencia puede llegar a despistarnos. A grandes rasgos podemos encontrar dos tipos de productos elaborados a base de patata: por un lado, patatas, que consisten simplemente en finas lonchas de ese tubérculo, fritas en aceite y con sal o aromas añadidos; a este grupo pertenecen ocho de los productos de la muestra analizada. Y, por otro lado, productos elaborados a partir de una masa formada por patata deshidratada o harina de patata junto con otros ingredientes, como aceite y sal, a la que se le da tamaño y forma de patata frita para posteriormente freírla (como Pringles y Eroski Sannia) u hornearla (como Lay’s Horno).

Para poder identificar el tipo de producto sin temor a equivocarnos, lo más recomendable es consultar el etiquetado. Concretamente, la denominación del producto, que suele figurar delante del listado de ingredientes, en el que se debe indicar el nombre recogido en la legislación o, en caso de no estar reconocido específicamente, una descripción lo más aproximada posible. Así, en los tres casos mencionados anteriormente podremos leer: Pringles (“producto de aperitivo frito”), Lay’s Horno (“producto de aperitivo de patata horneado”) y Eroski Sannia (“aperitivo frito de patata”).

El tipo de patata es clave

Este aperitivo está elaborado básicamente a partir de patatas, aceite, y sal. Las características de cada uno de estos ingredientes determinan los atributos del producto final. Obviamente, el más importante de todos es la patata. Algunas características ideales en una patata destinada a fritura son las siguientes: 

  • Es deseable que no contengan mucha humedad. En caso contrario, el agua dificultaría la fritura. Esto afecta a las características finales del producto, especialmente a la textura (la patata no quedaría tan crujiente) y a la composición (la patata absorbería más aceite). 
  • Mejor que tengan la piel fina, para que se pueda retirar fácilmente. Se podría optar por no retirar la piel, pero esto no se hace porque podría causar rechazo en el consumidor. 
  • Es importante que no contengan muchos azúcares, para evitar que aporten sabor dulce y que favorezcan el desarrollo de coloraciones oscuras en la fritura. 
  • Es preferible que cuenten con un tamaño uniforme y no muy grande, para que puedan ser procesadas con más facilidad. 
  • Es importante que no posean ‘ojos’ ni otros defectos para lograr que las rodajas de patata sean uniformes y no ofrezcan aspecto indeseable.

Cada empresa elige una o varias variedades de patata para elaborar sus productos, de acuerdo con sus propios estándares. Una de las variedades más utilizadas es la agria, que se caracteriza por cumplir las características que acabamos de comentar, además de presentar un atractivo color amarillo brillante. Es la patata que se emplea, por ejemplo, en Eroski Seleqtia y Marinas de Vicente Vidal, tal y como se muestra en sus envases. El resto de los productos incluidos en esta guía no especifica la variedad de patata utilizada.

Análisis

Para realizar esta guía de compra se seleccionaron 11 aperitivos a base de patata de marcas líderes en el mercado, en los que se analizó: 

La puntuación Nutri-Score. En este caso, la valoración final viene muy determinada por la cantidad de energía, sal y grasas saturadas.

Los ingredientes. Especialmente el tipo de aceite empleado y si se trata de patatas fritas o de productos a base de harina de patata.

La información comercial. Analizamos si aportan información de valor o si esta puede resultar confusa o llevar a engaño al consumidor.

Precio. No fue un criterio para evaluar la calidad del producto, pero se calculó el importe por ración en el momento de la compra.

El etiquetado y el envase. ¿Cumplen con la legislación?

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones