No son necesarios los más caros