Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: No son necesarios los más caros

Los cepillos de dientes eléctricos no tienen por qué ser más efectivos que los manuales, pero sí pueden hacer más llevadera una tarea necesaria, aunque tediosa, en la que la clave no es el sistema empleado, sino el método y la constancia. Eso sí, no son sólo un cómodo capricho: por lo sencillo de su uso (no requieren ninguna fuerza ni apenas destreza), son especialmente útiles para que las personas ancianas o discapacitadas puedan mantener una higiene bucal adecuada.

Se han analizado en el laboratorio y se han sometido a una prueba de uso tres cepillos de dientes a pilas y cuatro provistos de batería, dos de gama media y otros dos de gama alta. Los cepillos a pilas son los más baratos (de los 8,75 euros de Binaca a los 18 euros de Braun Advancepower), seguidos de los eléctricos económicos (rondan los 20 euros). Los dos de gama alta superan los 100 euros. Pero, tan importante como el precio del producto es el del cabezal, que se debe cambiar cada tres meses. Por ejemplo, el de Philips Sonic Care asciende a 17 euros, muy por encima de los 50 céntimos del de Binaca. Por ello, y como el número de cabezales que viene con cada cepillo difiere de unos modelos a otros, se ha calculado el precio de utilizar estos equipos durante dos años (cepillo más cabezales necesarios): Braun Professional Care es el más caro (140 euros) y Binaca es, de lejos, el más barato (12,25 euros).

Los cabezales con fibras de diferentes longitudes son más eficaces

¿Tan dispar rango de precios influye en la calidad? Los dos equipos más caros han demostrado una calidad superior y el más barato, la peor con diferencia. Sin embargo, los productos de precios medios cumplen con holgura su función, por lo que la mejor relación calidad precio para los que busquen un equipo a pilas es Colgate Actibrush (36 euros al cabo de dos años), y para los que lo quieran a batería es Braun Vitality (50 euros): los dos convencieron al 80% de los consumidores y superaron con holgura el análisis. Para los que busquen un producto de calidad superior, una opción interesante es Braun Professional Care (140 euros). Los siete son seguros, y el único etiquetado incorrecto es el de Binaca Aquafresh, que viene en inglés, y no en castellano como indica la norma.

La importancia del cabezal

Como dos de los cepillos Braun analizados incorporan el mismo cabezal, sólo se han analizado en el laboratorio seis cabezales: Braun Oral-B Pro-White y Precision Clean, Philips Sensiflex y Elite, Binaca Aquafresh Duo-Clean y Colgate Multiaction.

Un cepillo pequeño permite llegar mejor a todas las zonas de la boca, incluso a las muelas posteriores. Los cabezales de los Braun son redondos y los más pequeños del estudio. Los de Colgate, Binaca y Philips Sensiflex son dobles (una parte del cabezal amplia la zona de limpieza o permite llegar a recovecos) y Philips Elite cuenta con la clásica forma de un cepillo de dientes convencional. Los de Braun y Binaca rotan mientras que Colgate ofrece una doble rotación (cada cabezal rota en un sentido distinto). Philips Elite es oscilante, y Philips Sensiflex combina rotación con oscilación.

Cuanto mayor sea el número de fibras, mayor será su superficie limpiadora. Binaca cuenta con el mayor número de mechones totales (43), seguido de Philips Sensiflex con 35. Oral-B Pro-white sólo tiene 16 mechones. Pero este dato puede ser engañoso, porque Oral-B Pro-white ofrece el mayor número de fibras en total (250 fibras). Aquafresh cuenta con el cabezal menos poblado. El diferente color de los mechones no está relacionado con su eficacia. El diámetro de los mechones influye en la dureza del cepillo: los filamentos más finos son los de los recambios de Oral-B y los más gruesos los de Binaca, Colgate y Philips Sensiflex.

Fibras de diferente longitud

El de Binaca es el único cabezal en el que todas las fibras son de la misma longitud, lo que hace que su superficie de limpieza sea plana y por tanto menos eficaz para adaptarse al contorno del diente. Los cabezales con fibras de longitudes diferentes (y por tanto mejores) son los dos de Philips. En el proceso de fabricación de los cabezales, tras cortar las fibras, se deben redondear y pulir para que no queden aristas en sus extremos. Los seis demostraron estar bien pulidos.

Se probó la resistencia al desgaste de los cabezales sometiéndolos a un uso intensivo durante tres horas que simulaba una utilización convencional durante tres meses. El cabezal se movía de forma rectilínea a 150 traslaciones por minuto sobre una placa metálica de desgaste de aluminio con ranuras cónicas. Philips Elite obtuvo el peor resultado, si bien es cierto que es el aparato que cuenta con fibras de mayor largura, con lo que el efecto del desgaste. Los que menos se desgastaron fueron Oral-B Precision Clean (5%), Colgate (6%) y Oral-B Pro-White (8%).También se comprobó la fuerza necesaria para arrancar las cerdas del cabezal. Lo mínimo que deben soportar son 1,5 decaNewtons. Los seis cabezales aprobaron.

Comportamiento eléctrico

En términos generales, los de pilas aguantan más que los de batería. Braun Advancepower es el mejor (6 horas y 50 minutos, mes y medio de cepillados), y Braun Vitality es el que menos dura encendido (46 minutos, apenas 5 días de cepillados). También se midió el número de rotaciones por minuto y se comparó con lo que duraban encendidos. Así, el de más oscilaciones es Braun Advancepower, que consigue el doble de rotaciones que el segundo, Binaca Aquafresh. También se midió la potencia en vacío y con diferentes cargas hasta bloquear el motor. Si ni siquiera con la máxima fuerza se bloqueaba el motor, se paraba con la mano. Braun Advance Power, Colgate y Braun Professional Care fueron los mejores y sólo se pudieron bloquear con la mano. Philips Sonic Care no pudo medirse en las dos últimas pruebas porque su funcionamiento no se basa en rotaciones, sino en oscilaciones.

Los cepillos eléctricos están a menudo en contacto con el agua, por lo que deben garantizar una adecuada estanqueidad. Los siete superaron las pruebas normalizadas a 15 centímetros y a 1 metro de profundidad. Para comprobar la estanqueidad del compartimento de pilas se abrió y cerró diez veces, sin que se apreciaran defectos ni deformaciones. La apertura del de Braun fue algo más difícil que la del resto.

En los cepillos de batería es importante saber el tiempo que tardan en cargarse. En los cuatro es similar, y muy considerable: sobre las 20 horas, por lo que el usuario se verá obligado a utilizarlos cuando todavía no han terminado de cargarse. En cuanto a su seguridad, los cuatro aprueban las estrictas normas de corriente de fuga, rigidez dieléctrica y características del dispositivo de anclaje del cable de alimentación.

Calidad global

Se han ponderado todas las pruebas para descubrir cuál es el cepillo de mejor calidad. Entre los de batería, Philips Sonic Care y Braun Professional Care (los dos de gama alta) resultaron los mejores, con una valoración de "muy buenos", mientras que Philips HX 1622 y Braun Vitality se quedaron en "buenos". El mejor de los que funcionan a pilas fue Braun Advancepower, que, junto a Colgate, consiguió llegar al "bueno". Binaca suspende con un "regular" por sus pobres resultados y por no incorporar los etiquetados en castellano como indica la ley.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones