Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Mermeladas y confituras: tienen fruta, pero también mucho azúcar

Se elaboran básicamente a partir de fruta y azúcar, pero no todas son iguales. Más allá de la marca, conviene conocer ciertos detalles para una elección adecuada. En este caso, de mermeladas y confituras de fresa.

Si no conocemos bien este tipo de productos, lo más probable es que cuando vayamos a comprarlos nos fijemos en aspectos poco relevantes, como la forma del envase o el diseño de la etiqueta. En cambio, es aconsejable detenerse y observar la cantidad de fruta o azúcar que contienen. Pero hay otras facetas que deberíamos conocer para poder hacer una elección adecuada.

¿Cuánta consumimos? 

Se suele decir que no hay alimentos buenos ni malos, sino que todo depende de su frecuencia de consumo, pero en realidad sí que podemos hacer esa distinción. Por ejemplo, una manzana es indudablememente buena porque está compuesta por nutrientes beneficiosos (vitaminas, fibra, minerales…) y no aporta otros perjudiciales, como sal o grasas saturadas de mala calidad nutricional, mientras que en una bebida de cola ocurre lo contrario, así que podríamos decir que es mala. Obviamente eso no significa que vayamos a enfermar por beber un refresco. Es cierto que hay que considerar la frecuencia con la que consumimos esos alimentos y, sobre todo, valorar el conjunto de la dieta, que en nuestro entorno generalmente no es muy saludable, debido entre otras cosas a un excesivo consumo de azúcares. ¿Qué ocurre con las mermeladas y las confituras?

Según el panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el año 2019 el consumo de estos productos fue de 590 gramos por persona, es decir, aproximadamente un bote y medio. Sin embargo, estos datos pueden despistar porque el consumo de este producto no está generalizado, como puede ocurrir con otros alimentos como la leche o el pescado. Es decir, hay un grupo de población que lo consume habitualmente, por ejemplo, en el desayuno diario, y otro grupo que no lo consume nunca, así que el valor promedio podría no ser representativo.

Esta hipótesis parece confirmarse si observamos los datos del estudio Anibes (2017) sobre el consumo de azúcares en la población española, donde se muestra que las mermeladas y las confituras son la tercera fuente de azúcares añadidos en la dieta para las personas de entre 65 y 75 años, lo que supone casi un 15% del total, por detrás del azúcar (el que añadimos nosotros mismos a los alimentos como el café y los postres caseros) y de la bollería. Sin embargo, en otros grupos de edad el aporte de azúcar a partir de este alimento no llega al 5% (en niños y adolescentes las principales fuentes son los refrescos, los chocolates, los lácteos azucarados y la bollería, mientras que en adultos son los refrescos, el azúcar y la bollería).

Análisis

Para realizar esta guía de compra se seleccionaron mermeladas y confituras de fresa elaboradas por marcas líderes en el mercado, en las que se analizó principalmente:

  • Puntuación Nutri-Score. La valoración viene muy determinada por la cantidad de fruta y de azúcares.
  • La calidad comercial. Especialmente el tipo de producto (mermelada o confitura) y su categoría (extra o no).
  • La información comercial. Analizamos si aporta información de valor o si esta puede resultar confusa o llevar a engaño al consumidor.
  • Precio. No fue un criterio para evaluar la calidad del producto, pero la calidad/precio se ha tenido en cuenta para las posiciones del ranking.
  • El etiquetado. Se analizó si cumple con la legislación vigente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones